hace ya tres años como una dependencia dura he inyectada en mi celebro, en mis pulmones, en mis ojos y en el corazón restaurado, y junto con mis sentidos la tolero como cuando el aire de la sierra de tramontana sopla y esculpe sus acantilados como cortinas de seda al ancho y azul mar de Mallorca , ¡creo¡¡que esta dependencia incluso aumenta cada vez que hago el retorno a casa, cuando los sabores, olores y colores de ese paraíso explotan dentro de mi corriente sanguínea como recuerdos presentes de un pasado llamado ayer, recuerdo que me prometí esta vuelta como un reto ... al cabo de tres años me alegro no haberme equivocado porque me siento en casa con mis gentes cada vez que pongo pie en Mallorca.

 

Este año era el primero que no iba solo a esta vuelta, el jueves 18, sobres las 19 horas estaban ya en mi casa los nuevos dependientes-mallorquines, Miguel y Tica, Antonio, Sandra, Héctor y Manoli, se les veía entre la ilusión de un sueño y las ganas de partir lo antes posible para comprobar todo lo dicho por mí durante los meses pasados, nos pusimos en marcha, unos en coche y carro hasta Valencia, y los otros entre los que me incluyo con la Vespita en orden de marcha, la tarde estaba tranquila en la N-340 y en apenas una horita estábamos en la terminal de Balearia para a las 23´30 embarcar.

 

Mis amigos y compañeros de expedición hacia tierras lejanas allende los mares estaban entre nerviosos y emocionados, ¡tal vez¡ por vivir todas esas emociones, que yo cada año siento… algunos tanto, que llevaban maletas para estar un año entero si fuera preciso en la vuelta a Palma.
El trayecto por la noche se hace más llevadero y simplón, por que se cena al subir a la nave, y en momentos la sala se queda sin personal, todos a camarotes y los otros a los asientos del rey Neptuno,…y uno, que ya es veterano en mil batallas, busca su rinconcito lejos del bullicio, los ronquidos y los mil olores a humanidad, y como cada noche aporreo el teclado intentando buscar letras que me quieran decir cosas no aprendidas en la inmensidad de los sonidos de mar, y entre el golpear de olas contra el casco del barco que nos lleva hasta sensaciones por descubrir un año más en lugares ya vistos de un espacio para experimentar, indagar y sorprenderse, y donde se han de tener en cuenta los sabores y aromas de cada uno de los rincones de esta increíble Mallorca… me quedo dormido, ¡¡tal vez¡¡, en brazos de Morfeo, con alguna nana en labios de sirenas desde los fondos marinos…o tal vez solo son el efecto de las biodraminas…quiero pensar lo primero.. Nunca dejes de soñar… porque soñar, es el principio de un sueño hecho realidad.

Me despierto, y veo por estribor el alba como va recogiendo sus sabanas rosas, me alegra su presencia, las sombras se difuminan y la tierra que haya a lo lejos se ve desperezándose nos atrae hasta ella, y la proa pone rumbo hacia puerto, por altavoces nos dan las gracias por la travesía y en medio de remolinos de motores atracamos con la suavidad que solo marineros expertos en mil tormentas saben hacer, las fuertes

amarras nos unen a tierra firme y poco a poco abren los portalones traseros quedando al descubierto las entrañas del buque, y de el salimos como si la misma Moby Dick nos escupiera de entre sus entrañas como semillas, y los frutos eran cuatro Vespas y en ella cuatro días para vivir lo que solo desde una vespa se puede sentir…la vida, volando bajito.

Llegamos temprano al hotel, ¡¡bueno¡¡digo llegamos , aunque Tica y Sandra, prefirieron “darse” un paseo para estirar piernas y enseñar maleta hasta el hotel, ellas dos no sabían que el susodicho estaba casi en un puerto de montaña,… las habitaciones casi se dieron por sorteo y a mí la única que se daba a dedo, no me gusto, así que como es típico en mi, a protestar, y gracias al buen hacer y a la buena disponibilidad de la señora de recepción me adjudico una con unas vistas increíbles al puerto, al castillo de Bellver que significa «bella vista», y por último a la piscina, donde por el día también hay «buena y bella vista», todo un lujo. ¡¡ahora si¡¡, una duchita rápida y poner las cosas en el armario, quedamos para almorzar, y por primera vez estamos en la avenida del puerto, a nuestra derecha yates, barcos y veleros de todas las clases y colores hacen lucir siempre con todo su esplendor la majestuosidad de sus cascos , puerto de leyenda, barcos con clase y viejos lobos de mar…

Y la mente se me va entre tormentas, monstruos marinos isleños con cara de pocos amigos y batallas allá en los confines de la tierra… un claxon me devuelve a la realidad, estamos llegando a Baradero, el lugar donde almorzaremos y donde La Seu (catedral de Palma) luce en todo su esplendor a la orilla de la bahía de Palma, del almuerzo poco os contare sencillamente buenísimo, el entorno precioso y la compañía insuperable, que más se puede pedir, pues para el hotel y echar una siestecilla rápida que luego hay mas…..

Son las 17´30 y los amigos de la organización de la vuelta ya nos están esperando en la piscina del hotel encabezados por el omnipresente en todos los sitios donde se necesita su presencia Juan José, increíble persona y buenazo donde los haya con un detallazo por parte de la organización en pleno, traernos al hotel las bolsas de regalos, primeros abrazos e impresiones del año pasado, presentaciones de los nuevos, las primeras cervecitas y ¡¡otro detalle de parte de los amigos con nosotros¡¡, nos dieron una vuelta por los lugares más emblemáticos de Palma para que los nuevos la conocieran un poquito, el castillo de Bellver con su subida impresionante entre pinares, también nos contaron alguna anécdota referente a él y algo de sus historias, donde se decía que desde el castillo hasta el puerto en tiempos remotos existía un túnel… cuantas historias de amor y desamor contaría ese túnel de besos furtivos en noches de luna llena, de escapadas por miles de escaleras a sus infinitos recovecos y con destinos a paraísos de la caricia furtiva, del mirar para esconder, del amor dado y nunca recuperado,…seguramente fue de esta manera…yo lo quiero creer, después un paseo por el barrio antiguo de palma, su majestuosa catedral de Santa María un templo de estilo gótico levantino y que por dentro es un tesoro que se puede ver. El centro histórico, con un trazado medieval de calles estrechas y tortuosas y donde se concentran la mayor parte de los monumentos de la capital, paseamos con nuestras Vespas por las antiguas murallas renacentistas donde el mar llegaba hasta los pies de ellas en tiempos pasados, estuvimos en la  Plaza Major, que es el centro neurálgico del casco antiguo, en la plaza de Cort, vimos a Tòfol y a Francinaina, los dos gigantes que están en el ayuntamiento y también nos paseamos por el Call Major el barrio judío desde el final del siglo XIII al XV con nuestros caballos de hierro en el siglo xx, que mas podemos pedir, ¡¡pues aún hay más ¡¡¡, después de unas cervecitas fresquitas y relajarnos nos fuimos al hipódromo Son Pardo lugar obligado desde el año pasado que lo descubrí gracias al buen amigo Juan José y lugar de encuentro de los aficionados y no aficionados a los caballos que visitan la isla donde poder disfrutar de las carreras de trotones y de degustar una magnifica cena a la fresca y viendo el ambiente que hay, este año aposto Sandra al cinco, la misma cantidad de Euros (5)su numero de la suerte,

y no os lo creeréis, acertó ¡¡DOS VECES¡¡ al ganador, el 5, peeerooo, cuando todos nos las prometíamos tan felices que vendría con un fajo de Euros y champan para todos y todo pagado, siii, siiiiiiiiiii, la vimos acercarse con cara de circunstancias, ¡¡pensamos algunos¡¡, tendremos que llamar a los de seguridad para sacar el dinero, y sabéis que nos conto….¡¡por Diosss¡¡ su premio 5´75, sii como lo leeisss, cinco Euros con setenta y cinco céntimos, ósea ganancias 0´75, todos perplejos y cuando salimos de nuestro asombro nos entraron las risas, Sandra contenta con ser “rica” nos prometió que si ganaba en la próxima tendríamos champan, …y os lo cuento, salen los trotones todos detrás del coche de jueces el cinco en la primera vuelta está en tercera posición dan la curva a derechas y siguen ahí, la recta de detrás no lo vemos, pero cojo mi cámara con el teleobjetivo y narro en voz alta la última curva en la que el cinco se pone segundo, con más énfasis que si fuera Matías Prats (periodista deportivo) me desgañito diciendo que el cinco se pone a la par del primero a falta de cincuenta, cuarenta, treinta metros, ¡¡por dios¡¡ va a ganarrrr ..veinte, solo faltan diez metros y esta primero siiiiiiiiiii, y ¡¡gano¡¡¡ biennnn, aquel momento era una fiesta, somossss ricos otra vez, la mesa de al lado con unas chicas bien que estaban de fiesta no nos quitaban ojo, he incluso se sumaron un poquito a nuestra fiesta particular, yo siempre un caballero atento a ellas¡¡faltaría mas¡¡, no preguntamos por las ganancias pero como colofón, Sandrita nos regalo lo prometido, una botella de champan, ¡¡biennnn¡¡¡. Luego para el hotel a momir, aunque algunos teníamos ganas de marcha, que se le va a hacer, es la llamada de la naturaleza en vacaciones.

Es sábado, el día grande de la Vuelta, nos levantamos temprano 7´30 de la mañana, David estaría a por nosotros sobre una hora después para llevarnos al Iberostar Estadio, tenía ganas de llegar para ver de nuevo a todos los de años anteriores, a todos los amigos del vespa club Mallorca que estuvimos en Valencia y tan buen recuerdo tenia de ellos, a muchísimos que no nombro porque no tendría espacio ni memoria para enumerar uno a uno, pero como siempre los abrazos y saludos , las fotos y los mismos ritos cuando se llega a una salida, con puntualidad militar salimos este año, las 9´30 de la mañana y los corazones de todos se tienen que oír desde Valldemossa la primera parada que aremos ya en la columna vertebral de esta vuelta, la sierra tramonta un entorno digno de la ficción fantástica que me tiene enamorado con un hechizo de bruja buena, continuamos por Valldemossa, Lluch y Pollença, donde teníamos el almuerzo, y en él una sorpresa que la organización a la hora de los postre me tenía preparada, un recuerdo de cristal que desde el día que llego a casa está en un sitio preferente de mi vitrina, donde se podía leer entre otras letras…BORINOS SCOOTER CLASSIC CLUB DE MALLORCA A.. Manuel Martin Rubio
por su tercera participación en la VUELTA A MALLORCA EN SCOOTER CLASIC, …y yo desde aquí, porque en ese momento me sentía emocionado y orgulloso por recoger este recuerdo, que significa y representa la amistad que me dais cada año, os quiero agradecer todo el esfuerzo que hacéis año tras año para que esta vuelta siga adelante, y os quería agradecer tantas cosas que hasta estos momentos me emociono al recordarlo, solo deciros gracias por vuestra generosa y vendita amistad, no solo a mí, sino que he comprobado como la dabais a todo aquel que a vosotros se acerca y sobre todo gracias por tratar a mis amigos mejor que a mí mismo, es una deuda que con vosotros tengo, GRACIAS. También se le otorgo otro trofeo al a migo del side, pero lo siento no recuerdo tu nombre, y son tres años de conocernos, perdóname.

Después de este acto entrañable y una vez terminada la tertulia pusimos rumbo norte-este hacia Arta, Porto Cristo, Santany, con carreteras totalmente contraías a las del primer tramo de vuelta con rectas que parecen querer seguir hasta el infinito rotas por alguna curva despistada y llegamos al final del itinerario en Ses Salines, y el paseíto por el Arenal como cada año, el colofón a 335 kilómetros de recorrido, de calores, de ilusiones, de sentidos, de olores, de sabores, y de disfrutar de una isla que nos acoge cada año, los transeúntes nos miran extrañados por nuestra absurda pero envidiable felicidad que dibuja una sonrisa en nuestro rostro cansado pero feliz cuando el sol empieza a esconderse por el horizonte y comienza a acariciar dunas y olas, es cuando nosotros todos a una nos encaminamos para poner el punto final con la llegada al Hotel Horizonte, nunca un nombre de hotel puede ser tan sugerente para un final como este..Porque horizonte es la "línea" que aparentemente separa el cielo y la tierra, porque el horizonte es un plano fundamental para algunas coordenadas celestes, y nosotros en estos momentos estamos de esa manera, en el cielo pero con los pies en tierra con sensaciones de estrellas, en un horizonte sensible y real.


Cena y fiesta con sorteos y muchas sorpresas, fueron las que nos dieron el presi David, Andi, Juan José, Tomeu, y seguro que alguno que me dejo en el tintero, pido perdón por ello, pero de justicia es el tener un recuerdo y una mención especial a estos amigos que representan el trabajo para que nosotros nos divirtamos, Gracias, Gracias, y mil GRACIAS.

Hasta el año que viene si Dios lo quiere.

Nuestro periplo por tierras Mallorquinas no termino aquí, pero sería extensísimo el relato, porque el domingo hubo más en Soller y una comida fantástica con los amigos Cristian, Joan y Burgos, que se portaron genial con todos nosotros, pero este relato será otro día.

En casa sin novedad.

Manuel M. (MAMU_56)

Ser Felices

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.