Me ducho, desayuno y me pongo mis mejores galas para el agua, esta no cesaba de caer y parecía que todas las nubes del cielo estaban en la puerta de mi casa, saco la madrileña, y acaricio la cabeza al peluche que siempre me acompaña en cima del cajón trasero y le doy una palmadita como queriéndole decir, amigo mío, hoy toca disfrutar, ¡¡me sonríe¡¡¡ doy mipalabra que me sonrió, ¡¡por lo menos yo lo creo¡¡..termino de ponerme toda la ropa de agua, me ajusto el casco y salgo fuera, ahora noto fuertemente las gotas contra el casco, compruebo que no entra nada del liquido elemento por ningún lado y arranco la Madrileña, ¡¡¡uffff¡¡,ahora si noto el cosquilleo en el estomago, engrano primera y la Madrileña parece como los podencos que vimos en Palma a la salida de la carrera en el hipódromo, sale con fuerza, con brío, yo la noto con rabia, pero intento que las trinchas estén un poquito en tensión hasta que no nos hayamos habituado a tanta agua como hay en la calle, poquito a poco vamos acoplándonos a la carretera, y ya en la N-340, veo que hay poco trafico, eso me gusta, paso cerca de la ermita de la Magdalena, patrona de Castellón y miro hasta donde la vista me llega con tanta agua en la visera, he intuyo las nubes en las afiladas agujas de Santa Águeda, un monte llamado así por su forma de puntas de sierra y que forma parte del Parque natural del Desert de les Palmes, en Castellón, Benicasin, dichas nubes estaban arropando con su manto blanco a tanta belleza como yo quería ver entre las gotas del la visera de mi casco y lo que ellas me querían mostrar, levante ligeramente la visera para poder ver mejor lo que la mañana me enseñaba y vi a lo lejos como la montañame sonreía y a la vez se desperezaba con el nuevo y lluvioso día, olí un profundo olor a tierra mojada que me abrazaba hasta lo mas profundo de mi ser, era comosi estuviese respirando vida a borbotones y me sentí feliz por poder disfrutar de estos momentos que son increíblemente intensos de vida a lomos de mi vespa,son momentos de felicidad infinita, viendo lo bella que es la vida.

La lluvia no cesaba, y poco a poco me olvidaba de ella por momentos, solo la carretera me lo recordaba de tanto en tanto por sus pequeñas olas que en ella se notaban con el viento, ya en Torreblanca hice una parada para repostar, el gasolinero se quedo como en trance cuando me vio parar delante del surtidor y me dijo con voz de asombro y un poquito de cachondeo si iba muy lejos con lo que estaba cayendo, yo, por no querer darle importanciasolo le dije , ¡¡¡vaaa¡¡ no llueve tanto, solo es agua, el buen señor me miro como diciendo¡¡¡este tío esta como una cabra, pero si el supiera como estaba yo sintiendo tan intensamente el día, no se lo hubiese creído,.. se quedo mirándome una vez me ponía en marcha con perplejidad y asombro, creo yo, por que su sonrisa así me lo delataba,deje atrás al buen señor y puse rumbo (nunca mejor dicho) a Benicarlo, el agua me acompaño hasta la mismísima puerta del bar donde todos estaban almorzando en el calorcito del local, a las puertas del local los coches con sus respectivos carros y las vespitas encima de ellos,por eso no pude contenerme y les espete un sonoro ¡¡¡MARICONAS¡¡ que nadie se ofenda, fue con cariño, algunos rieron otros aplaudieron, pero yo me sentí bien,jejeje. También me alegre de ver a mis amigos los Pillines, no podía faltar el abrazo y el beso amigo, al nuevo fichaje del grupo, ¡¡Rosa, bienvenida ¡ te divertirás con este grupo especial en el mundo de las vespas.

Después saludos y más saludos, comentarios y risas para todos los gustos, un buen almuerzo que nos tenían preparado los amigos del Scooter Club Baix Maestrat, después… todos a mojarse en la pequeña vuelta por las calles de la ciudad, fotos y el tapeo por los cásales de las fallas, con el anfitrión Ángel, la foto de grupo y para el restaurante a por la comida, ¡¡por cierto¡¡ buenísima la fideua y el postre para que deciros con el chocolatito ¡¡uh¡¡riquísimo, ¡¡por cierto¡¡repetí, es un vicio sano.

Después de la comida las despedidas y los proyectos para los próximos encuentros, los pillines por su puesto no nos podíamos ir de esa manera, y nos pasamos por un local de moda y digamos un tanto “peculiar” del puerto para revisar nuestra “agenda” entre alguna copita de “cariño” y la tertulia nuestra de cada salida, cuando la tarde empezaba a caer y la lluvia ya solo era un pequeño chirimiri parecido a los que tantas veces he tenido en las provinciasdel norte, nos dispusimos a subir las motos al carro para que ellos se marcharan para tierras Alicantinas (el domingo estaré hay yo, ya os lo contare), las despedidas, que esta es hasta el domingo si Dios lo quiere, y yo para casita,por su puesto con lluvia pero feliz.

Deje la ciudad atrás, sus fallas y los amigos, ya en la N­-340 como por la mañana poquito tráfico y la lluvia mucho más tímida empezaba a irse por momentos, la temperatura ideal para ir en vespa 14 grados, sin aire y mi visera ya me dejaba ver el sol que ya se hundía por el oeste, tímido y melancólico, más meditabundo que en días soleados por detrás de la sierra de las Atalayas en el termino de Alcala, parecía como si empezara a sonar en un piano; un vals melancólico escapando junto a el, y volando para soñar en el mañana, yo mientras tanto admiraba tanta belleza de la madre naturaleza, y empezaba a disfrutar mas si cabe de esta pequeña salida, la carretera limpia y ensimismado en mis recuerdos del día no notaba pasar los kilómetros y de pronto me vi bajando las cuestas de Benicasiny en lazando con Castellón ya de noche, y mire hacia la derecha y ví los barcos fondeados en la bahía, las luces de la costa brillantes parecían luciérnagas en pleno verano en campos de jara y tomillo de mi vendita y siempre recordada Extremadura, y sin darme apenas cuenta estaba en la salida para dirigirme a casa, pero no la tome, continué recto, no tenia ni ganas ni me apetecía, ni quería dejar de sentir estas sensaciones que en este momento recorrían mi cuerpo y mi alma y que se fundian en sentimientos profundos y sentido de vivir, di la vuelta cerca de Sagunto,haría 60 o 70 kilómetros mas, hasta llegar a casa, pero no podía dejarde sentir esos sentimientos que son como amores ... ¡ Tan simple como eso¡; no podía dejar de sentir… ver lo que nunca he visto, sentir mas haya de unos kilometros....el mirar despues de ver..........

Ser felices

Encasa sin novedad

 

 

ManuelM. (MAMU_56)

You have no rights to post comments