Para ver las fotos pinchar en la imagen
Mañana sofocante con calor de Julio, de las que suelo evitar siempre que me subo a una moto, pero hoy haría una excepción por que el motivo lo requería, y no era otro que conocer a los auténticos representantes del Vespino en la Comunidad Valenciana, aunque algunos ya nos conocíamos, otros faltaron y otros no vinieron, del mundillo de las dos ruedas.
No voy a nombrar ningún nombre porque soy un desastre auténtico para recordar los nombres propios. quedamos para almorzar en Ahín, pequeño pueblecito de la provincia de Castellón en la comarca de la Plana Baja. Situado en un acogedor valle, está rodeado de pequeños huertos y altas montañas, bosques de alcornoques y pinos, y como historia curiosa fue conquistado por el Rey Jaime I en 1239, el cual mantuvo a la población musulmana bajo la jurisdicción del cadí de Eslida, según consta en la carta puebla de 1242. Aquí nos encontramos unos y otros para dar rienda suelta a nuestros estómagos con un buen y barato almorzar donde no faltó el carajillo y los cafés de rigor, hablar, hablamos hasta por los codos de lo humano y lo divino, nos conocimos un poquito más, se habló de proyectos y de ilusiones mil...que fácil es cuando todo ello se junta y solo fluye... tal vez sería más sencillo empezar por definir primero qué es la felicidad...la felicidad es la suma de entre otros estos momentos.
Terminado el ALMUERZO en mayúsculas con todos sus momentos, el grupo se fue disgregando como los azucarillos en el café, yo opte por hacer (pese al calor ) unos kilómetros más con la madrileña y acompañe a los que iban para Vall de Almonacid, Segorbe y Valencia, y en el cruce que dejaba la CV 215, gire hacia la izquierda CV.200 dirección Castelnovo y coger la siempre la increíble y mal asfaltada carretera que nos lleva de nuevo a Ain, Eslida y a casita, que de los dos termómetros que llevo en la madrileña uno marcaba 44´5 y el otro 45,5, y eso para mí es el infierno.
Día "perfecto" para algunos y quedarse en casa con el aire acondicionados , nosotros elegimos el sofocante calor de una mañana de sábado para conocernos, pero que no cunda el ejemplo por favor, aunque vale la pena sufrir un poquito solo por conocer buena gente, gracias.
En casa sin novedad
Ser felices
Manuel Martín (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.