Poca historia tiene esta etapa de hoy porque al salir del Barco con unas medidas de seguridad a prueba de alemanes, nos fuimos a cambiar la rueda delantera (por cierto, en la casa Vespa de Kiel) y el aceite del motor, que no se había cambiado con 11300 kilómetros.
Salir casi a la una y media de Kiel, y hacer 250 kilómetros no está mal, ahora estamos en Hannover (Alemania), con un tiempo que ni parecido el dejado en Noruega, pero tampoco es para echar cohetes. Quedan si Dios quiere 1953 kilómetros para llegar a casa, esto ya va pareciendo algo, mi intención era ir a casa de Pedro Romera un buen amigo español que está aquí cerquita y podríamos tocar los fallos que lleva la madrileña en su casa y con seguridad llegaría a San Juan de Moro, pero tengo ya ganitas de llegar y me la juego de esta manera, por que si no serían uno o dos días mas y mi cuerpo está acusando los kilómetros en forma de tendinitis y la espalda también parece que quiere sumarse. Pero la moral de la tropa esta alta, como dirían en el ejército, y nosotros seguiremos faltaría más, sin sufrimiento no hay triunfo
Mañana saldremos temprano si el tiempo lo permite, a ver como se nos da el día.
Ser felices
Manuel Martin (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.