Etapa larga hoy de narices, 747 kilómetros, como el Boeing 747, pero por tierra y respetando los márgenes de velocidad que en este país son cortitos, poca cosa que contar hoy porque ni siquiera hice 15 fotos, pero la etapa maratón de hoy después de tantos kilómetros encima de mi y de la madrileña resulto pesada y muy larga, pero con el buen tiempo que después de irse la niebla de la mañana se quedó perfecto para disfrutar con estas carreteras, lo mejor de todo como siendo habitual en este país son las vistas, las montañas, los lagos, las casas rojas, la limpieza en los bosques y sus gentes aunque un poco cabezas cuadradas, la imaginación, y sobre todo el improvisar es de los latinos con mucha diferencia jejeje.
Estamos en Oslo, capital de Noruega que se ubica en la costa sur del país en la cabecera del Fiordo de Oslo. Es famosa por sus áreas verdes y museos, y desde aquí saldremos en barco mañana a las 14 horas hacia Kiel en Alemania, un descanso para la madrileña de 1000 kilómetros que le vendrá bien a ella y a mí, por que los dos llevamos las reservas ya casi agotadas, pero con ganas de llegar juntos a casita
No me quiero olvidar de felicitar a mi amigo Silvio por los espaguetis que se hizo ayer, una verdadera delicatessen después de comer tanto “perrito caliente” por estas tierras.
Ser felices
Manuel Martin (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.