Dicen que no hay quinto malo, pero hoy no es un buen día para echar las campanas al vuelo, y no por que a mi no me haya ido bien, que fue un día perfecto con algún que otro despiste de cruce que nos valió hacer entre ida y vuelta mas de 100 kilómetros pero valieron la pena, entren en una isla por un túnel y ver lo que escondía detrás fue sencillamente alucinante, ya me dijeron en algún comentario que el viaje empezaba ahora y a fe que creo que tiene razón, ¡¡impresionantes paisajes¡¡,y estoy a las puertas de los fiordos, aunque el día no acompaño (digo yo) para hacer muchas fotografías, pues el aire infernal de estas latitudes se nota y de que manera en la Madrileña, y si sumamos el agua durante intervalos intermitentes, pero muy “porculeros” daban un plus de peligrosidad a la carretera, y si encima sumamos los renos por dentro de algún túnel… ¡¡ si,si, por dentro del túnel¡¡ de los miles de túneles que existen en esta tierra, en algunos están ellos tan contento allí dentro, y los ves de milagro, por eso no puedes quitar el ojo en ningún momento de la carretera, aquí no te salta una liebre…noooo, aquí un reno con unos cuernos que parecen porterías de futbol y cien kilos de peso como poco, y encima cuando van delante de ti menean el culin de forma chulesca y altanera, jejeje.
Por hoy todo contado…bueno no, decía que el día no fue bueno porque Mateo, el papa de Martin un amigo, decidió irse allá donde las estrellan brillan, al universo, cerquita de Dios y de mi mami, para ayudarnos en la inmensidad de su recuerdo, como siempre hizo con su sonrisa siempre presente, que Dios te de el lugar que te mereces Mateo Gual García, descansa en paz.
Ser felices
Manuel Martin (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.