Tremendo TERCER día hoy de subidas y bajadas, y no precisamente solo en la carretera, que también, hoy fue un tobogán de emociones y sentimientos, tan pronto estábamos en Cabo Norte como nos apeábamos en marcha.
Empezare por el principio, que nos vamos a reír.
Amaneció pronto en Romaniemi, nos pusimos en marcha con las primeras luces y fríos mañaneros, la carretera mojada pero perfecta para rodar, poco trafico y la Madrileña rodando perfecta los primeros 150 kilómetros…porque a partir de ahí, de buenas a primera se viene abajo rateando de una manera vergonzosa, pero en la bajada siguiente se vuelve a poner perfecta, yo no las llevaba todas con migo, a eso que ya empezaron los fallos a ser mas frecuentes hasta que se paró cerca de la entrada de un caminito, primero ¡¡cómo no, me acuerdo de San Apapusio ¡¡, y segundo me armo de valor y me digo amosssss manolito a ver qué le pasa a la niña. Quito bujía y pruebo otra, nanay, quito bobina, pruebo otra y …nanay, hay que ser valiente y comprobar cables…todos bien, así que no tenemos más remedio que sacar plato magnético y ver chaveta…¡perfecta¡, pues nada, no pueden ser otra cosa, así que saco él encendido y lo cambio por el que llevo, todo montado de nuevo y…¡¡aleluyaaaaaaa¡¡ el señor otra vez nos pone el hombro para apoyarnos, en marcha con un sonido increíble, acertamos, gracias a Dios, recogemos todo el chiringuito formado al lado de esas rectas infinitas y nos ponemos en marcha, la madrileña se estira como una diosa hasta la localidad de Inari, del municipio de Inari en la Laponia, Finlandesa esta población creció alrededor de la desembocadura del río Juutua en el lago Inari es el segundo lago de Finlandia y el sexto de Europa en extensión. Se encuentra situado en la parte septentrional de Laponia, al norte del Círculo polar ártico, os recomiendo si alguna vez os perdéis, visitarlo, es increíble ver su entorno y sus colores. Aquí es donde repostamos y comimos para después sin miedo, (es un decir) recorrer los 117 kilómetros que nos separaban de Karasjok, frontera de Noruega.
Aquí estuvo la clave la otra vez de no llegar hasta la ilusión, y a fe que cuando vi el cartel que anunciaba la frontera me vinieron los miedos, no voy a relataros todo lo que sentí, por que necesitaría todo un folio, pero algo increíble paso por mi mente y mi cuerpo cuando el guardia hoy, no miro nada de nada, solo me paro y dijo, ¿Spanish? Y yo muy inglis parlante solo balbucee …¡¡YESSS¡¡, con los pilindrines apretándome la garganta y va el señor guardia y me hace con la mano como a los de Alicante …P´ALANTEEEEE, seguramente me escucharían en algún lugar del mundo cien metros después el grito de alegría …amos que ni el Nadal...Vamossss¡¡, así que ya estamos en Noruega la deseada. Mañana si Dios quiere pisaremos el cabo Norte (en noruego, Nordkapplatået) promontorio localizado en la isla de Magerøya, en el norte de Noruega, en la comunidad de Nordkapp.
Estamos a nada de cumplir un sueño, tengo el estómago encogido, pero sé que Mi Dios no me abandonara, y se que infinidad de amigos están haciendo fuerza y rezando para que eso ocurra, prometo que me acordare de todos.
Ser felices
Manuel Martin (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.