Día 8.
Mirando más de cerca las tierras del norte.
Pero mientras, una visita a esta bella ciudad como es Varsovia con millones de reminiscencias a su pasado con la vieja Rusia, con una increíble variedad arquitectónica en la que es fiel reflejo de la larga y turbulenta historia de esta urbe, preciosa, era para estar más tiempo viéndola, pero hay que descansar un poquito.
Mientras nosotros a lo nuestro, que no es otra cosa que “hacer cumbre” en Cabo Norte, por eso creo que el tiempo ya se nota mas fresquito por las mañanas, las ganas también van subiendo a medida que se acerca poco a poco en el visor de la vespita Tallin, en Estonia,
La madrileña se porta como un avión volando bajito y con la alegría que se le supone, el conductor la mima mas que a el mismo, por que mañana si Dios quiere pasaremos otra frontera más hasta Kaunas, Lituania, hoy fueron 550 kilómetros…mañana Dios dirá.
Ser felices
Manuel Martin (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.