Hoy salimos un ratillo con la Honda, buen día sin apenas tráfico ni personal, hacía tiempo que no saludabamos esas curvas amigas desde hace muchos años, mientras dejamos atrás luces y sombras  esculpidas como siluetas vivientes en mil vientos   
Mientras esto pasaba, veía  como está quedando esta España nuestra, desértica, hasta la vida  se nos escapa en forma y tiempo, y cuando nos demos cuenta,  se habrá ido para no volver a sentir los sonidos del silencio, ni olores y colores de vientos con  sombras añoradas para el mañana. Pueblos fantasmas, gatos que ya no están, ladridos inexistentes de un ayer que no tendremos para un mañana, macetas en ventanas  con flores muertas con sed de compañía. Nos estamos dejando ¡no se por quien¡, ser marionetas  inanimadas, y yo me revelo a ese estatus de "simple" humano con derecho a respirar cuando me lo digan por decreto ley, oigo al viento quejarse entre montañas y veo árboles agitar sus ramas y protestar a un rastreo en forma de confinamiento que matara nuestras ilusiones... entonces solo moriremos  en la soledad, sin protestar, sin mirar... ni siquiera desear abrazar ni besar, por eso la moto en general sera mi salvacion de esperanza y paz, para respirar sin pedir permiso, o esperar un "decreto de no se quien" para mi salvación, cuando yo no les debo nada...y ellos sí nos deben la vida.

Manuel Martin (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.