Para ver las fotos pinchar en el cartel

 

Promesa cumplida.-

Como empezar  a buscar letras para contar esta aventura que para unos es locura y para otros una mentira, como empezaría algo que empezó y valga la redundancia, como todo empieza en mí, como un arrebato que entra por las entrañas y sale por las agallas, como os contaría que soñar es un placer que unos  pocos practicamos con los hechos soñados  y que otros envidian mas allá de sus oscuras sabanas el soñar soñado.
Como os contaría que subirse en una vespa no es todo lo que se cuenta, y en ocasiones, ni lo que se ve se cuenta. Como os contaría que la vida es mucho más hermosa que ir mirando bajo alfombras de otros sin saber que las propias están llenas de impurezas  de almas vanas.
Como os contaría que ser feliz, es respirar cada mañana  al abrir la ventana, ver el sol, la lluvia o sentir el viento acariciar tu rostro con sabor a miel, abrir los ojos al lado de la persona amada, tocar su mano por debajo de las sabanas y saber que esta junto a ti, que respira tu aire de soñares, que se despierta junto a ti como un sueño amado .
Como os contaría que  ayer me levanté temprano, demasiado para lo que yo estoy últimamente acostumbrado, y volé  y volé hacia una aventura que solo yo disfrute... ¡¡bueno¡¡  también me acompañaban  esas miles de persona que murieron por causa de un Virus que nos está comiendo  la humanidad, la compasión,  la alegría, el respeto, y que nos está  llenando  de flaqueza y debilidad, de envidias y rencores... por esas miles de personas que dejamos irse hacia la eternidad sin un abrazo  fue mi esfuerzo de ayer y loca aventura, para mostrarles mi recuerdo y gratitud por todo lo que nos dieron... y ellos me guiaron por la Comunitat Valenciana  desde un pequeñito pueblo llamado San Juan de Moro situado en la plana alta que nos llevaría al Bajo Maestrazgo y de ahí a la capital de la comarca de Els Ports  en la provincia de Castellón, subimos al puerto las cabrillas  para dirigirnos directos a Puertomingalvo enclavado en pleno Parque Cultural del Maestrazgo al noreste de la comarca de Gúdar-Javalambre, tuvimos que visitar en alguna ocasión la provincia de Teruel paro la Guardia Civil nos dio el alto en un control inverosímil  donde solo lo saben hacer ellos, sin problema alguno seguimos camino hacia el Alto Mijares un placer rodar siempre por sus carreteras como cabellos ondulados de mujer con olor seductor, sin poder quitar ojo a sus curvas de mujer extrovertida, seguimos mas allá por ver sus largas piernas  y disfrutamos en el Puerto de Arenillas para fusionarlo con el de La Bellida, entramos en la provincia de Valencia por  la comarca del Campo de Turia donde   "por arte de magia" nos desviamos del camino original, no pasa nada, kilómetros después conseguimos volver ya en la comarca de Requena - Utiel en la parte occidental de la provincia de Valencia, recorrer en esta época del año este territorio con la senectud de las hojas de la viña y su manto rojizo hacen que sea todo un placer para la vista, cosa diferente a la vista son las dos chimeneas  de la central nuclear de Cofrentes  humeantes al cielo como si fueran de un transatlántico surcando mares de montañas, dejamos atrás  el montañoso mar y nos adentramos poco apoco en la provincia de Albacete, cerca de Almansa hacemos nuestra única y corta parada para comer en la finca La Estacada, propicio y singular nombre para esta aventura, sobre unos veinte minutos y un periquete estábamos cruzando Almansa y entrando de nuevo en la comunidad Valenciana recibiéndonos Sax, seguimos camino de Elda y entramos en Novelda.
Aquí cambiaria la planificación del viaje, veo que las luces del cuadro no funcionan y compruebo que todas las demás tampoco...
pienso tres segundos y me pongo de nuevo en marcha, no miro nada más  y sigo pensando mientras los kilómetros pasan, en Aspe me paro y hago una evaluación de la situación y pienso, ¡¡sin luces no puedo seguir¡¡,  consigo que las luces auxiliares que instale aparte de la instalación funcionen, el problema es que hasta casa no llegare con ellas, antes agotaran la  batería, así que con medio problema resuelto opto por no ir hasta Torrevieja  y poner rumbo a Alicante capital, mientras sigo pensando me pierdo otra vez ¡lo que me faltaba¡, después de unos kilómetros tirados, consigo poner rumbo bueno, parece que ya más tranquilo se me ocurre el problema para solucionar el de la luz cuando vi una casa de bicicletas a la izquierda en un semáforo  rojo que pare,  ni corto ni perezoso compre una luz de esas que llevan los ciclistas de montaña por la noche, (hace luz de narices) me la acopla cerca del faro el buen hombre de la tienda  con dos bridas en menos que canta un gallo y me dice que tengo luz sobre dos horas con ella, así que con eso y los focos auxiliares,  tutto bene ¡ah¡ y detrás como no funcionaba tampoco el piloto, puse otra de esas de los ciclistas roja, ahora solo toca rezar y que aguante la catalana a fondo prácticamente todo el viaje que queda por autopista era lo más rápido y seguro, aprovecho todo el depósito que me queda y hago en Benidorm o Calpe (no recuerdo )el cuarto y ultimo repostaje hasta casa, porque con el depósito extra que llevo tengo de sobra para llegar, la Catalana se desenvolvía mejor en autopista que por la carreteras del  Maestrazgo a fondo en ocasiones y otras veces regulándola para que respirara  un poquito y pongo a Dios por testigo que unos cuantos camiones pasamos hasta casa, las luces auxiliares dejaron de funcionar poquito antes de llegar al  Centro Penitenciario de Picassent , así que el mecánico que me puso la luz no se equivoco hasta casa con luz si Dios quiere.
Cuando deje atras la A7 en Castellón y me plante en la CV-16 que va al pueblo era como si hubiese ganado la champion 14 el Real Madrid, llevaba muchos quilómetros y la tensión de los últimos 200 era fuerte, grite y me emocione, no me da vergüenza decirlo, pero me sentía tremendamente feliz.

Estos últimos 15 kilómetros eran para festejar todo lo vivido, de acordarse y de rezar esa oración que les prometí, levanté mi visera al cielo y me santigüe mirándolo,  acaricie la Catalana, se lo había ganado con creces y llegamos con absoluta parsimonia, la satisfacción de la promesa cumplida estaba hecha.

¡¡Ah por cierto¡¡, Los kilómetros son lo de menos, no lo olvideis nunca, porque lo que realmente importaba era cumplir mi promesa, y esa, está hecha.
 

En casa sin novedad
Ser felices
Manuel Martin (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.