Para ver las fotos pinchar en el cartel

Otro año más La Pallisa, y al frente Roberto Brañas con ese equipo reducido pero trabajador donde los haya, se encargo de  organizar su anual concentración abierta a toda clase de motos, la mañana al venir para Tales estaba más bien fresquita, con el sol que se asomaba por las montañas como con vergüenza dominguera, la Vespita con estos fresquitos otoñales se nota que va muchísimo mejor,  Isabel calentita en el coche y un servidor notando los primeros fríos mañaneros  de este otoño que ya está dispuesto a dejarnos para vestirnos de invierno.
En Tales ya el personal cuando llegamos estaban con la cervecita y el bocata de jamón metiéndoselo entre pecho y espalda, lo que nosotros no tardaríamos en hacer , antes de la salida un cafelito que sentaba de maravilla y la foto de grupo que el amigo Pascual Lengua se encargo de hacer y del que me permito insertarla en el reportaje de Isabel,  después salida para hacer una de las grandes rutas (a mí se me hace corta por su belleza) que se hacen por estos lares fueron en total 80 kilómetros de curvas en pleno corazón de la sierra de Espadán (en valenciano: Serra d'Espadà) es una de las sierras más orientales del sistema Ibérico, en España. Se encuentra en la provincia de Castellón, en las comarcas del Alto Palancia, Alto Mijares (comarcas churras) y la Plana Baja. La Sierra de Espadán divide las cuencas del Mijares y del Palancia.1 Gran parte de la sierra forma parte del parque natural de la Sierra de Espadán. 
Precioso el entorno y su orografía para disfrutar en moto  y de la moto, Ain, Eslida, Chovar, Castellnovo, Vall de Almonacid, Alcudia de Veo,  Veo, y de nuevo en Tales  para dar por concluida la vuelta que siempre sabe a poco... aunque sus razones tendrán la organización, se  echo en falta una paradita a mitad del trayecto para la llamada que hace la próstata que en estas edades avanzadas siempre son bien recibidas , o como dice el dicho...en todos los trabajos se fuma.
Un liguero refrigerio a la llegada y nos fuimos  para la comida en el restaurante , hay que dar una mención especial a la paella que nos pusieron, estaba súper buena y aquí por estas tierras os aseguro que para que se le otorgue a una paella esta mención, es porque estaba superior, ¡enhorabuena al cocinero o cocinera¡.
La sobremesa fue amena entre charlas y aventuras contadas, lo que más me gusto fue el ambiente relajado y feliz que se disfruto entre todo el personal, seguramente esa relajación era la proximidad de la montaña y esas aromas a otoño que son cuando la naturaleza parece despertar todos los matices para que gocemos del cambio de estación con el olfato, olores que podemos percibir en una sencilla salida como la de hoy en vespa por carreteras de montaña en esta época del año.
Felicidades por ese trabajo bien hecho a todos los miembros del Moto Club la Pallissa.
En casa sin novedad
Ser felices
Manuel Martin (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.