Para ver las fotos pinchar en el cartel

Coreografía detrás de un telón.

Son muchas  las veces ya estos días  que intento buscar letras detrás de este tablero de ordenador desordenado  para que me traslade vivencias vividas  a mis dedos sobre la pasada Travespera... ellas, las blancas letras quieren juntarse  como reguero  de pólvora al quemarse...los dedos se entreenlazan por no buscar... este año me está costando más de lo normal  hacer prender esas letras para que surja esa espontanea  explosión de sentimientos, olores y colores, de luces y sombras, de mil verdes como paleta de pintor de brocha fina, de aguas libres y azules, de azules lagos como los de Covadonga, de cielos azules como la bandera Asturiana, me gusta la sensación de estar entre montañas con olores a campo, me gusta su olor a humedad mientras surcamos  mil curvas entrelazadas subiendo al concejo de Ponga con sus grandes desniveles, praderas e imponentes montañas calizas que te sorprenderán con su exuberante naturaleza, su impresionante bosques de hayas , o cruzando con la serpiente multicolor de Vespas y Lambrettas de la Travespera el desfiladero de los Beyos, paso angosto  sobre el río Sella, perteneciente  a los concejos de Amieva y Ponga camino al parque nacional de los Picos de Europa, antes, el Puerto del Pontón y sus 1280 metros en la provincia de León, estamos atravesando de SE a NO la cordillera Cantábrica y seguimos subiendo hasta los 1450 del puerto Panderrueda donde cada año hacemos la primera parada con La Travespera para la reagrupación, hacer un análisis rápido de cómo funcionan las maquinas, y sacar las primeras fotos de grupos, de Vespas y del actor principal del día... del entorno,¡¡¡ increíble un año más¡¡¡las vistas sobre el Macizo Central de los picos de Europa hoy son sencillamente espectaculares, como las del valle de Valdeon y parte del Macizo Occidental de Picos de Europa, del mirador de este puerto salen multiples  paseos hasta el Collado de  Dobres  y posada de Valdeon, rutas espectaculares entre otras a Caldevila para todos aquellos que no se quieran comprarse una vespa y con ellas viajar por donde viajan los humanos, pero a todos aquellos que le guste andar  por el corazón del  paraíso tendrán que calzarse unas buenas botas, una mochila a la espalda  y  adentrarse en las profundidades de estos paisajes, creo que debe ser como andar con Dios, por la paz infinita que a lo lejos se oye como murmullos mudos.
Seguimos por la N-625  y bajamos hasta Caldevilla y soto de Valdeon,  cruzamos por las  calles de Posadas de Valdeon, la carretera empieza a estrecharse  y ya en el mirador del  Tombo inaugurado el 10 de agosto de 1964, y que cuenta con un grabado en el que se enumeran todas las cimas que pueden distinguirse desde el lugar, en una de ellas es el Monte Corona, lugar donde según la tradición Don Pelayo fue nombrado jefe de los cristianos en el inicio de la reconquista en España.
 Situado en un lugar privilegiado este mirador de los Picos de Europa empieza para mí después de una curva cerrada a izquierdas en un descenso prolongado el tramo más increíble, bello, mágico, exigente y divertido de todo el recorrido de la Travespera por su belleza sin igual este tramo nos llevara hasta Cain de Valdeon, aldea situada en lo más profundo de los picos de Europa y perteneciente al municipio de Posada de Valdeón, provincia de León. Quedaremos impresionados por el paisaje que rodea Cain mucho antes de llegar a la Aldea, desde Posada de Valdeón la carretera cruza un  espectacular bosque de Corona que te arropa y te guía con susurros de vientos de mil siglos y que te van sumergiendo en un desfiladero como cuadro abstracto con matices de mil verdes siguiendo un río Cares de aguas perezosas y cristalinas, las paredes que se elevan sobre la carretera parecen que se estrechan más si cabe a nuestro paso hasta dejarnos completamente encajonados para estrujarnos entre el deseo de lo no visto, y el querer coger un rayo de sol que sobre ramas caen como estrellas en noches de verano en mi querida y nunca olvidada Extrema y dura, parece que volemos sobre el río con nuestra nave no espacial Vespa, miramos a un lado y la serpenteante carretera esta  cogida por balcones en el infinito de la montaña, el humo de los que nos preceden parece hacer un telón de teatro bueno para en un pronto abrirse por arte de magia y soñar en un amplio valle donde se encuentra el edén de Cain, donde la coreografía en este teatro  de sueños inhóspitos no marcan ningún límite a la imaginación, muy al contrario, te hace abrir los ojos al infinito azul de hoy y ver como el Jultayu con toda su impresionante cima nos mira tocando el cielo como queriéndonos dar envidia de su majestuosidad. 
Luego, por momentos te evades de la presencia de los que te rodean, y solo escuchas el sonido de las montañas milenarias, del viento y de quien te coge una mano. 

Pero inexorablemente como todo llega, la hora de partir  se acerca y también la de guardar en los cajones de mis sentidos y de mi cuerpo hasta el año que viene si Dios lo quiere, porque envolvería en nubes de algodón para siempre los mil recuerdos de sueños guardados como raíces que se aferran a la montaña amiga, pero se rompería el hechizo de tenerlos siempre así, y el telón tendría que caer para un nunca jamás.

El sueño de la Travespera continua y volvemos a deshacer el camino hasta Posada de Valdeón, aquí comeremos ensaladilla y la famosa fabada Asturiana, para terminar con un arroz con leche, todo bueno... bueno, después de descansar y algunos echarse una siesta rápida en la tupida alfonbra verde que es su cuspé natural, proseguimos camino hasta Cabrales no antes de pasar por el puerto San Glorió y subir al Collado de Lesba para visitar el monumento al Oso Pardo, otro de los momentos estrellas de este evento, fotografía de grupo y de aquí ya vamos directo a echar gasolina y a la ultima parada en Cabrales para la recepción habitual que el ayuntamiento nos da cada año, buen picoteo y sidrina... y para Cangas con el recibimiento de todo un pueblo con música, luz y cohetes que para todos aquellos que vienen la primera vez es algo que les pone la piel de gallina, junto con la salida y el canto del himno Asturiano frente al puente romano.

Un año más  y van seis, me dejo cosas en este teclado buenas, regulares y otras menos regulares (como todo los años), pero creo que Silfredo alma mater y señor del evento personalmente creo que tendría que replantearse algunas cuestiones básicas para que la Travespera sea más grande, y no me refiero a la cantidad.
Pero ello no quiere decir que no le FELICITE y le de la enhorabuena por su enorme trabajo y dedicación de diez y lo que está haciendo porque Cangas es mucho más conocida en el mundo a través de la TRAVESPERA.
No quisiera terminar estas letras sin darle nuevamente las gracias por su  cariño y hospitalidad un año más con nosotros
Ser felices.
En casa sin novedad.
 
Manuel Martin (MAMU_56)

You have no rights to post comments