Para ver las fotos pinchar en el cartel

Un año más, y ya son diez con los calores de Agosto nos trasladamos a la capital de la comarca del Valle de Albaida, situada al sur de la provincia de Valencia y en el centro de las Comarcas Centrales no es otra que Ontinyent a orillas del río Clariano y con el puente de Santa María que nos adentra en la ciudad y que comunica el núcleo de la ciudad con un populoso barrio de la periferia es una obra de ingeniería que data de los años 50.

Si fuese pecado capital no conocer aquellos lugares hermosos que tienes cerca y que jamás has visitado seguro que ya estaríamos ardiendo en el infierno. Por suerte no lo es, y por suerte también, tener esta clase de tesoros “por descubrir” a la vuelta de la esquina le hace a uno darse cuenta que no hace falta irse a las antípodas para sorprenderse, esto último no es mío pero como tienen toda la razón  del mundo y es lo mejor que define esta  comarca.

Como cada año los amigos del  Vespaclub Ontinyent, se portaron de maravilla, con un almuerzo fantástico y una comida genial en un  "restaurante " un tanto peculiar, aunque este año no hubo piscina que se echo de menos por el asfixiante calor de estos días y porque ya es tradición de muchos años.

 Esta edición  y como primicia nos ofrecieron una pequeña ruta por la zona de "El Bosquet" un paraje natural precioso entrando a Moixent, seguimos por  Les Alcusses donde está asentado el antiguo Poblado íbero de la Bastida de les Alcusses muy cerquita de la Via Augusta, de todo esto no cogí apuntes así que no me acordaba de casi nada del recorrido aunque fue increíble y hermoso  con tan pocos kilómetros, apenas cincuenta serian en total pero repito, precioso el recorrido, el amigo Héctor puntal importante en el club  me echo una mano para encontrar las letras necesarias y que vosotros podáis "ver" junto con las fotos lo increíble de la Comunidad Valenciana en cada uno de sus rincones.

Como anteriormente dije comida en un singular y peculiar restaurante (no recuerdo el nombre) pero buen yantar válgame Dios, y compañía inmejorable siempre para despedir la decima concentración de este buen y amigable club, ¡ahora me estoy dando cuenta¡ que son diez y que ya llevo unas cuantas ¡¡¡¡diez¡¡¡ en otras tantas de otros tantos clubs,  miles de kilómetros en "solo" estos años, que barbaridad cómo pasa el tiempo, las épocas, las costumbres y las personas... como la vida se aleja mirando por el rabillo del ojo el retrovisor de mi vespa, como las próximas curvas se enderezan al dejarlas atrás pausada y serenamente... se  sonreír para estar feliz. y estar feliz para sonreír esto es lo que siento cuando mi Madrileña me lleva más lejos que mis pensamientos.

Felicidades  un año más a los amigos del Vespaclub  Ontinyent, por el trabajo bien hecho y por su hospitalidad.
En casa sin novedad.
Ser felices.
Manuel Martin (MAMU_56)

 

 

You have no rights to post comments