Las fotos pertenecen a un motor de Vespa 200DN (9DN) que hemos restaurado. Advertimos que no todos los motores de Vespa son iguales por lo tanto puede variar la forma y tamaño de tóricas y juntas.

1º Tórica de la varilla de embrague.
Esta suele ser la pérdida más típica. El embrague va accionado por una varilla (ver foto) que gira cada vez que accionamos la maneta izquierda. La disposición de la varilla, al contrario de las motos normales, va orientada hacia abajo por tanto cuando el aceite del motor lubrica al embrague se cuela por gravedad en su alojamiento. Esa varilla tiene una junta tórica que sella dicho alojamiento y no permite el paso de aceite.

El paso del tiempo y un uso continuado del embrague hace que esta tórica no selle correctamente. Y debido a la mala orientación de la varilla podemos encontrarnos con pequeñas perdidas

 

 

 

 

 

 

Esta pérdida, junto con la siguiente que explicaremos, suele ser bastante escandalosa ya que suele caer en la llanta y ésta salpica todo con la moto en movimiento

 

2º Torica de la tapa de embrague

Esta pérdida generalmente sucede cuando la junta tórica de la tapa se degrada por el paso del tiempo. La tapa que cubre el alojamiento del embrague tiene en su perfil una junta tórica circular (ver foto). Esta goma sella esa zona del cárter y evita que el aceite salga hacia el exterior.

 

 

 

 

 

 

Es recomendable sustituirla cada vez que se quite la tapa, ya que del apriete de la propia tapa se vicia. Lo bueno es que es un recambio económico y el sustituirla nos evitara perdidas.

 

 

 

 

 

 

3º Torica eje puesta en marcha
Muchas veces podemos ver que del eje donde va sujeta la pata de arranque el motor pierde un poco de aceite. Esto se debe a que en el alojamiento de dicho eje va una junta torica que, igual que en la de la varilla, sella y no permite que el aceite salga al exterior. (ver foto)

Esta torica normalmente se deteriora por el mismo uso de la pata de arranque y como en todas las gomas por el tiempo. Es conveniente revisarlo cada cierto tiempo y sustituirla si se abre el motor, ya que para su extracción es necesario abrir el cárter en dos

4º Junta del cárter

Por último veremos la perdida que de primeras más nos llama la atención y también la más fácil de localizar. La pérdida producida entre las dos partes del cárter de la Vespa. Normalmente, es debido al desgaste de la junta por el paso del tiempo, arranque y funcionamiento del motor, etc.

Es importante a la hora de volver a cerrar el motor, lijar con papel fino toda la zona de unión entre los cárteres y así eliminar restos e imperfecciones. Una vez terminado es recomendable poner pasta de juntas sobre una de las caras, después colocar la junta y volver a poner pasta (ver foto). Una vez hecho esto colocamos la otra parte del cárter y apretamos los tornillos con su par de apriete correspondiente.

En conclusión el motor de Vespa, a pesar de la fama de duros, tienen su talón de Aquiles y sus defectos de diseño, pero con un mantenimiento correcto y puntual es posible mantener la fiabilidad de este pequeño motor.

Articulo editado de Neumatichi.  Talleres corelia C.B

 

You have no rights to post comments