Para ver las fotos pinchar en la foto de portada.

Difícil salida la de este domingo con un viento, (yo diría) ...unos aires de mil pares de narices, encima de la moto no tengo miedo al agua, a la nieve, al frió, al calor, o a los miles de kilómetros que me gusta hacer cuando me pongo a bailar con la Madrileña pero el aire es algo difícil de gestionar encima de una vespa, y menos mal que se me ocurrió cambiar a última hora la Madrileña por la Honda  Dominator  por que igual me tienen que ir a buscar a las Columbrete si voy con la Vespas, os aseguro que hubo momentos difíciles de conducir, sobretodo hubo una racha  de viento saliendo del puente entre Traiguera y San Rafael del Río que literalmente me levanto la Honda , no sé si fue ese ángel que siempre me acompaña o fue directamente ese Dios en el que tanto creo quien me dejo de nuevo en la carretera  pero os aseguro que nunca me había pasado algo tan brutal como esa sensación de ver que estás perdido y en milésimas de segundo todo vuelve a la "casi" normalidad, porque desde ese momento  me tome muchísimo más  en serio la conducción con los sentidos puestos, pero el viento, "los vientos " los probé de toda clase y maneras durante esta salida que el destino era visitar el Priorat , una tierra para descubrir sin prisas, he estado varias veces por esta comarca del vino, o como dice el tío Google... El Priorato es una comarca a caballo entre el Campo de Tarragona y las Tierras del Ebro, que limita con las comarcas del Bajo Campo, la Ribera de Ebro, las Garrigas y la Cuenca de Barberá, lo he recorrido en varias ocasiones tanto en las salidas con el vespa club terres de l'ebre  en sus famosas salidas del vino, como en privado y es una comarca que encanta a todo aquel que la visita, yo os la recomiendo España es simplemente bella la mires por donde la mires, y estas tierras del Priorat son generosas y sus gentes sencillas y amables.
Ayer hice algo que no había tenido la oportunidad de hacer  y es cruzar con el ultimo transbordador original de todo el Ebro que aún funciona sin motor, cruzando el río tan sólo con la corriente del agua y la maestría del barquero, visite el castillo de Miravet  y de paso comí en la placita del pueblo con unas vistas increíbles del Ebro y su entorno para después ir directamente por la T 324 hasta Mora y  por la C 44, hasta el pueblo del amigo Ramón Aragonés, unas foticos para dar fe y para casita, cambie el itinerario previsto en varias ocasiones por esos "aires", convertidos en vientos.
 ¡¡Ah¡¡ y me he dado cuenta que no hay tanta estelada  en los pueblos por donde pase, ¿será que lo del brexit ingles, hizo reflexionar a más de uno?, (solo era un pensamiento en voz alta). A mí me es igual, Cataluña es increíble la mires por donde la mires
Termine el viaje con dolor de brazos y cervicales, creo yo por el esfuerzo tan increíble que  tuve que hacer durante todo el día luchando con los vientos, esos aires que un día a Don Quijote también confundieron, aunque lo mío no fueran enemigos imaginarios.
En casa sin  novedad
Ser felices
Manuel Martín  (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.