pensamientos, y cada mañana al levantarte el camino se hace difícil...muy difícil, y piensas que debes luchar para lo que no estabas preparado, y deseas lo que deseabas no desear, lo que tiempo atrás era la ilusión que  te daba de norte a sur la mañana, y de este a oeste la vida.
Yo estaba en esa encrucijada en la que los colores de vida pasaban por delante de mí y solo sentía el sabor amargo del recordar...pero nada me consolaba, porque la distancia es inmensa cuando no comprendes los porqués.
Así que solo pensé que debería buscar ese cajón de mi ilusión y mis risas perdidas en una madrugada del mes de Noviembre haya donde esta, donde se encuentra, sabía yo quien lo tenía, y recogerlo  con el cariño que se que me lo entregarían, ese acto de felicidad y paz consideraba que debía producirse a su momento y este era el tiempo donde yo debería ponerme la coraza de valiente e ir al lugar donde estaba mis ilusiones de risas y mis ganas de vivir  ...y una mañana soleada de Marzo me subí a la Madrileña  dispuesto a hacer kilómetros para ir en busca de todo esto que os cuento.
Crucé España de Este a Oeste por carreteras donde el invierno ya se despedía  sin  días grises de vientos ni lluvias, donde la primavera estaba anunciando su eminente llegada con colores en cascadas de mil arcoíris reflejados en flores rebosantes de vida, donde no dejaba de pensar mientras mis manos aferradas al manillar de mi Madrileña que la vida, mi familia, los amigos, las calles, las flores ahora floreciendo por momentos siempre están ahí, y  me hacen falta que forman parte de esto llamado vida... mientras los paisajes de esta España pasaban lentos y pausadamente,  por la visera del casco veía como si de una pantalla de cine mudo a cámara lenta fuera en un viaje a través del tiempo sin poner puertas al pensamiento libre que durante tantos kilómetros  sueñas despierto y te atreves ¡¡incluso¡¡,  ha hablar con Dios, a pedirle y a rogarle, he incluso a enfadarte con el...¡¡yo¡¡, pobre hombre que no soy ni siquiera un suspiro en su grandeza  divina.
Poco a poco ya la tarde se ponía por un horizonte plagado de Encinas, los colores en el ocaso teñidos de naranja y amarillos por estos lares de la geografía extremeña parecen  evocar su pasado medieval a través de sombras mas allá de sus curvas de tierra fértil en vida,  y una lechuza en lo alto de la rama de un árbol sin hojas me miraba con grandes ojos, y observe si no os habéis dado que cuenta que su rostro tiene forma de corazón, y pensé que era buena señal, un golpe de pasión en la Extrema y dura que me regalaba, la incondicional de siglos con sus luces, sombras y contraste de colores que huelen a la serranía con sus dehesas como amores imborrables aferradas a sus canchos milenarios...a lo lejos divise la torre del campanario de la iglesia de  Santa Catalina de mi pueblo y la silueta de sus casas, Alcollarin, mi pueblo, tiene un halo especial cuando lo ves desde  las sombras del anochecer con el cariño que mis 60 años me dejan ver, mis genes dentro de mi ser se remueven cada vez que siento esa sensación de llegar al lugar donde nací, y donde hoy tengo aquí a mi ser amado hasta la eternidad.  
Azul es la mañana, el sol sin llamarlo salió ya, en la vida es otro día mas, para mi es un día especial, me dirijo a visitar  a mi mami en su lugar de eternidad y paz, tengo que hablar con ella, besarla, sentirla y pedirla algo...Pasa el tiempo , no sé cuánto,  y hablamos  como siempre, hablábamos y su corazón en la sencillez de vida sin vida es más grande si cabe porque sin expresar me hace llegar su calor atreves del calor que desprende esa trozo de mármol  que apenas nos separa y lo acaricio y lo vuelvo a acariciar porque sé que ese calor me lo da ella,lo beso unay mil veces, y lo quiero guardar en los labios como el respirar, como si fuera un halo de vida de parte de su alma, de su distancia  que no es distancia, desde su lejanía que no es lejanía me haces ser feliz porque mil veces que naciera mil veces serias mi madre, y te  escucho en mi alma porque solo tenemos distancia física entre los dos, porque estaremos siempre unidos, porque te amo mami, una palabra que solo te pertenece a ti.
Salí de ese lugar de eternidad en paz y feliz, y a por lo que había ido a buscar en el corazón y con el corazón...
Y el viaje continuo por lugares de mi pueblo, y ver a dos grandes personas que mientras viva les deberé algo que no se paga con dinero , mis tíos Pepe y  Deme, creo que eran los únicos que habían en el pueblo de la familia, tampoco me pare mucho quería rodar y sentir la Extrema y dura en su esplendor de mañana de últimos días de invierno extremeño y cruzamos por el parque de Monfrague, por las orillas de los ríos, Tajo y el Tiétar con un caudal increíble de agua, visitamos la pequeña ermita, al lado del castillo, el Puente del Cardenal, se veía poco por el buen caudal que lleva el Tajo estos días, y como no las estrellas del parque, los  Buitres leonados en  el Salto del Gitano, os lo recomiendo si visitáis la Extrema y dura.
Comimos en Plasencia camino del valle del Jerte situado entre la Sierra de Tormantos y los Montes de Traslasierra y Sierra de Béjar toda vía sin sus encantos  de la flora en su plenitud como mantos de seda blanca que arropan sus montañas,  pero con sus rincones increíbles de belleza por doquier esta zona es sencillamente espectacular, por que por estos mismos caminos que utilizó el Emperador Carlos V para llegar al Monasterio de Yuste siglos después puedes hacerlo tú, o visitar la garganta del infierno una espectacular cascada de aguas cristalinas y sin dejar la carretera serpenteante y estrecha llegar al pueblo más alto de toda Extremadura en el límite con la mancomunidad de la Vera y cuna de la fiesta del Jarramplas,  muy cerca de Piornal también podrás encontrar un espectáculo natural como es la Garganta del Calderón, escondida entre robledales dando sensación de estar en otros mundos de extraños duendes y sombras donde los ruidos son como caricias al viento... la CC 174 hasta Garganta la Olla se hizo larga por su estrechez y sobre todo por sus baches y la grava existente en la mayoría de las curvas y el agua que desde la montaña bajaba he inundaba las mil curvas como reclamando su lugar de siglos, la madrileña lo acuso en alguno de sus tornillos que con el traqueteo  se quedaron por el camino y que seguramente perduraran como simiente viajera en ese idílico lugar por el pasar de los años. En  Jaraiz de la Vera cambio la carretera y hasta llegar a Talavera de la Reina  fue autopista que aunque no me gusten para ir en vespa fue todo un lujo después del traqueteo, los huesos parecían muelles que se ajustaban como las piezas de un Meccano poco a poco a sus formas originales, y la madrileña parecía después de los ajustes que tuve que hacer para reponer los tornillos perdidos se deslizaba como bailarina de salón,  la tarde era limpia y con una luz perfecta para rodar y Talavera estaba en el punto de mira, antes, un grupo de cigüeñas al lado de la autopista en un edificio viejo y abandonado oteaban el horizonte y tomaban los últimos rayos de sol siempre con un ojo puesto en este intruso que se acerco para sacarlas una foto en su atalaya de viajeras de otros mundos.
El estar en Talavera el sábado es porque también estuve en la primera salida y alguna mas  con diluvio incluido, y quería estar en esta  X Ruta Scooter Clásico Talavera, me venía de paso en mi camino y sobre todo para saludar a amigos que hacía tiempo no abrazaba y me apetecía verlos, que quiere que os diga de una salida que ha ido mutando con los años, que ya no es la reunión de amigos que era en sus primeras ediciones, bien organizada, SI,  pero falta ese toque de amistad, de atención al amigo, del sentirse con derecho y con calma ser uno vuestro, y yo no me puedo quejar porque me regalasteis una placa y un jamón que sabe a gloria, pero creo que las reuniones deberían ser para vivirlas intensamente como siempre se hacía entre amigos, no es un fallo vuestro es en general, por eso los "viejos" que andamos hace años por esas carreteras de DIOS poco a poco vamos desapareciendo y dejando paso a esa otra generación que se habla desde un teléfono móvil, donde no existe la palabra ni el sentimiento del mirarse a los ojos y del chascarrillo burlón si había cabida para ello. Pero desde aquí quisiera felicitaros a todo el Club por que sois buena gente he intentáis hacer las cosas  lo mejor que podéis y sabéis, ¡¡ ah¡¡ y cuidar a Ana Rosell, es el alma mater de esa salida, se lo curra y mucho.
El domingo quería subir hacia Ávila, Segovia y bajar por  Sigüenza, Calamocha, Morella y a casita, pero tuve que cambiar la ruta por que daban nieve  en algunos puntos donde quería pasar, no es que me diera miedo la nieve ni el frio pero mi primer pensamiento fue evitarlo y aunque no es muy frecuente en mi seguir mi primer impulso supongo que por alguna extraña razón cambie y no me arrepiento de ello, disfrute de un día soleado aunque más fresquito que los anteriores, fui pensando en estos días de kilómetros, sentimientos a flor de piel, de paisajes donde te transportan como secretos de confesión a lugares de sueños no vistos, donde solo tú y tus pensamientos le tienes que dar explicaciones al corazón para que el confié en tus secretos que no son secretos, si no vivencias con la ilusión del vivirlas mil veces más.
El final del camino llego sin apenas darme cuenta con mis sueños cumplidos y con mi cajón devuelto  repleto de amor, ilusión y  deseos limpios de dudas, con 2.355 kilómetros en el zurrón de mi siempre fiel Madrileña.
En casa sin novedad.
Ser felices.
Manuel Martin  (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.