aires por los campos de Cariñena,descubrir su patrimonio Mudéjar, pasear entre viñedos con colores oro de los muchos quilates que tienen sus vinos sacados de las entrañas de esta tierra maña, disfrutar de la Ruta de Goya y atreverse a ver esos colores que él vio tantas veces en tiempos pretéritos de una España convulsa por el invasor, pero que no fue óbice para que plasmara  su pintura de dibujo en caballete y mural donde desarrolló un estilo que inauguraba el Romanticismo. No podía pasar por Fuendetodos casa natal de Francisco de Goya y no rendir mi pequeño homenaje a este ilustre Español.
O pasar cerca del viejo Belchite y ver la torre de la iglesia con sus odios en forma de agujeros, sus casas derruidas y sus muchas leyendas en las que en una de ellas cuentan que las almas de los que allí murieron, todavía caminan por sus calles, al pensarlo sientes pena y un escalofrió que recorre el cuerpo según miras por el retrovisor de reojo y ves que se va alejando poco a poco.
Todo esto viene a colación por que el fin de semana lo pase en Cariñena perteneciente al Campo de Cariñena, provincia de Zaragoza, y en el 4º Acentos Escúter Club, nunca estuve en ninguna de las tres concentraciones anteriores y no puedo opinar tal vez con verdadera objetividad al no poder comparar y en esta fue por casualidad y os puedo decir que me gusto, tampoco fue para tirar cohetes (a mi parecer) pero creo que el único organizador  que llevo adelante  esta escuterada el pobre ya tenía suficiente con estar en todos los sitios, luego el tiempo tampoco acompaño en exceso el sábado, lo mejor de todo es que no éramos una súper concentración y eso si me gusto, poquita gente y bien avenida, no voy a poner más peros aunque si los hubo, pero sería  injusto con una persona que se organizo todo solo porque algunos  le dejaron en la estacada (según comentaban).
En resumen.- Hice lo que me gusta, disfruté de caminos llenos de colores por el invierno cambiante de mil temperaturas en el ir y venir siempre en vespa, ves como los árboles pierden sus hojas, y sus ramas se desnudan a mi paso por mil lugares donde solo unos privilegiados como yo tenemos el don de poder respirar esos aires puros de sierras perdidas en horizontes más allá de soles anaranjados de la tarde rota por el llamar de la noche.
 Dicen que "Con pan y vino se anda el camino", y yo añadiría que si a estos ingredientes añadimos una Vespa aunque no sea comestible ya no faltara nada más para ser Feliz...¡¡o tal vez si¡¡...el deseo de soñar una vez más.
En casa sin novedad
Ser felices
Manuel M. (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.