El Cola Cao  con mis galletas y el acicalarse un poquillo fue todo muy tranquilo (raro en mi cuando tengo salida) salí de casa a las 8´30 horas hacia el lugar donde quede con los amigos que venían de Tales, en verdad no los tuve que esperar mucho, a la hora señalada estaban pasando por delante de mi haciéndome un gesto para que los siguiera.
El día era perfecto aunque en ocasiones soplaba viento de costado pero en general día perfecto para rodar con amigos.
Paramos a almorzar en  la Salsadella pueblo famoso por sus cerezas famosas en todo el contorno, el almuerzo fue ligerito por eso de que era jueves santo y las carnes para los que respetamos estas cosas  son viandas prohibidas en estos días de Dios, aquí ya se quedo la Yamaha del amigo Vicente al quedarse sin batería, cosas que suele ocurrir en estas motos que sin esta fuente de energía no funcionan, ¡no pasa nada¡, siempre hay un asiento para el compañero sin montura.
Continuamos nuestro camino rumbo a San Mateo, Traiguera, San Rafael del Rio y en la Cenia paramos un ratito para enseñar a los amigos que no lo conocían el campo de aviación militar en la partida de els Plans de la localidad tarraconense de la Cenia que  en 1937 la Fuerza aérea republicana construyó, continuamos hasta Santa Bárbara y pasando por Amposta y como no estando en esta población seria un sacrilegio el no cruzar el Ebro por su famoso e increíble puente colgante,  (Uno de los pocos puentes colgantes de España proyectado por el ingeniero José Eugenio Ribera) se proyectó en el año 1914 para salvar el río y acceder a la ciudad de Amposta, anteriormente a este solo tenían un  rudimentario puente de barcas que enlazaba las dos orillas del Ebro a la altura de Amposta.
Ya en pleno Delta comimos el grupo no sé donde, ni lo recuerdo tampoco tiene mucha importancia porque lo mejor de la comida fue la compañía, después de engañar los cuerpos, nos decidimos siempre guiados por el amigos Brañas y su Ducati no acta para estos caminos pero es valiente  y nos adentramos en plena playa por Deltebre, hasta la Llacuna de la Tacada donde estaba con  over booking de surferos, aunque la estampa de velas al viento era preciosa, nuestra meta era Punta de la Banya, pero el sentido común (con toda la razón) de alguno no nos dejaron adentradnos al grupo, creo que fue un acierto , la arena estaba mojada y patinaba más que la nieve, y con rueda lisa todo un error querer hacer más de lo debido, pero yo disfruté en "mi terreno" natural de años atrás.
El día paso rápido y con buena compañía, disfrutamos de una pasión, ¡¡bueno de dos¡¡ los amigos, las motos, y los kilómetros de invitados siempre
Volvimos por nuestros pasos pero esta vez el regreso se hizo por la general 340 hasta  Castellón y luego a casita en San Juan de Moro, os tengo que confesar que estaba cansado...muyyyy cansado, parecía que tenia sobre mi espalda 1000 kilómetros y apenas llegamos a los 330, y creo que me estoy haciendo mayor, o es que hacía mucho tiempo que no me subía a mis vespas, por que cuando llegue a casa me duche lo más rápido que pude con agüita caliente...muy caliente, me puse el pijama y me tire en plancha literalmente al sofá con mi mantita, serian sobre las 20´30 horas, me dolía todo el cuerpo (mayor estoy coño) me quede frito y me desperté con hambre a las 03´45 de la madrugada, no me lo podía creer.
Pero esto con kilómetros se soluciona y me prometí al día siguiente que a partir de esta lección estas fiestas haría unos cuantos kilómetros para acostumbrar de nuevo al cuerpo a mi madrileña y sus movimientos y contoneos de mujer que se deja querer, así que ya os contare...
En casa sin novedad
Ser felices
Manuel M (MAMU_56)

You have no rights to post comments