Los amigos del Club Vespa Tomelloso  se lo trabajaron de lo lindo para que los que fuimos estuviéramos como en casa, y a fe que lo consiguieron.
En un artículo anterior en  esta página avisaba sobre la seguridad de estos eventos este mes, y os digo que en este del que estamos hablando os aseguro que cuesta creer que fuera el primero que los amigos del Club Vespa Tomelloso  organizaban, SIMPLEMENTE PERFECTA la organización en carretera y por ciudad, creo que hacía años que no veía tal despliegue de seguridad del propio club.
Centrándonos ahora en lo que fue el evento, os diré que en algunas cosillas si se notaba que era la primera vez que los amigos organizaban un sarao de este tipo, pero os aseguro que nos lo pasamos  genial, la ruta del sábado perfecta por los campos y montes de esta región del campo de Montiel. Tomelloso, Ossa de Montiel, hasta llegar a la estrella del evento, Las Lagunas de Ruidera, El paisaje es casi irreal, bucólico, como tomado de una película de Buñuel, este año con todo su esplendor de agua y matices de verdes por doquier, lo que si me pude dar cuenta es que el agua de cada laguna me parecía de color diferente, el sol iluminaba y calentaba con más fuerza si cabe que en la carretera pero para eso algunos y algunas se bañaron para probar el frio de sus azules aguas… comimos en el Restaurante "Entrelagos”, un lugar casi de paraíso natural bajo una arboleda frondosa al lado de una laguna, también en sus  orillas se pueden observar la inmensidad de los cañaverales que destacan sobre la de mas flora por sus verdes manchas y amarillo de los álamos negros de las orillas como reyes en sus tronos dominando  desde las alturas sus dominios más lejos que el ojo humano pueda llegar.
 Como curiosidad os diré que cada laguna tienen su nombre, dieciséis en total, un oasis de agua y vida en medio de un paisaje árido en plena mancha, que hasta donde el mismo Don quijote visito.
Después de comer en este entorno, volvimos hacia Tomelloso, los que quisieron se quedaron a ver un documental de la vuelta al mundo en 79 días, otros optamos por irnos a ver un poquito el pueblo y para el hotel a ducharse y descansar un ratito.
El sábado no hubo cena, “creo” que se les fastidio a última hora (hay cosas que no se pueden prever), no fue culpa de la organización, pero cada uno supo donde cenar os lo aseguro.
Después un ratito a la discoteca donde actuaban un grupo llamado Brighton 64, en un momento del concierto debería  haber sido la entrega de premios, pero por otro problema no se pudieron entregar, pero eso es lo de menos, nuestro premio fue el estar con este personal  tan increíble y fantástico del Club Vespa Tomelloso, se desvivieron por qué no nos faltara de nada, estuvieron en todo momento atentos a cualquier cosa que les pidiéramos, acompañándonos donde fuera posible, dándonos su cariño y sobretodo haciéndonos sentir como si de uno de ellos fuéramos.
No quiero significar ningún nombre,  no sería honrado si así lo hiciera porque seguro que alguno se me olvida, por eso quiero dar las gracias y mi enhorabuena al Club Vespa Tomelloso encabezado por su presidente, Juan Carlos, fantástica persona como todos los miembros del Club.
En casa sin novedad
Ser felices
Manuel M (MAMU_56)

You have no rights to post comments