Y eso parecieron pensar todos los dioses de las montañas amigas para regalarme este sábado donde la Vuelta de verano a la provincia con el Club Moto Clásica Castellón pareció haberse dado la vuelta a la de invierno y es que el hombre propone y Dios dispone, y me hizo recordar la vuelta de invierno que mas ¡que de esa estación parecía la de verano por el calor tan increíble y fuera de tiempo que hizo ese día, que en vez de visitar montañas, y nieves con sus fríos invernales que aclara y despeja  cielos azules haciendo que la nieve caiga con delicadeza, solo nos regalaba calor sofocante un día de Marzo, ni sufrimos  rigurosos vientos ,ni nubes, ni lluvias, ni el rocío blanco de mañana…ni siquiera el trinar del  pio, pio, por eso  la nieve, el frío y el hielo que no nos visito en esa estación  protagonista del no paisaje, era porque la única razón que nos tenía reservado el 13 de Junio… un día de verano disfrazado de invierno lluvioso, de inviernos con manga corta, donde los vientos se alinearon con los astros y nubes y ya en la zona de acampada a las afuera  de Cirad y en un paraje inolvidable para vivir, empezaron a caer las primeras gotas que anunciaban su llegada especial como la carga de un  poema, la aventura que emprenden las primeras gotas... gotas que nos arrebatan la sorpresa y anuncian la llegada de las primeras como ejercito de vida en rio amigo, los arboles con sus movimientos de ramas abstractos y su ronroneo  de  hojas verdes como lenguas deseando probar el elixir del regalo del cielo anunciado con los primeros truenos como trompetas celestiales.
Y  mientras algunos sacábamos los chubasqueros (hombre previsor en vespa siempre) otros optaron por darse la vuelta y para Castellón (no diré lo más listos), los verdaderos los auténticos decidimos seguir aun a sabiendas que el liquido elemento  inodoro e insípido caería con fuerza.
Y no tardo en hacer acto de presencia con toda su fuerza al paso por Montanejos en la comarca del Alto Mijares entre Teruel y Castellón y ya por los estrechos, lugar en el que se practica la escalada sobre roca, pasamos por un pequeño túnel al salir de el ya su presencia era torrencial, cómo  una onomatopeya formada por imitación de los sonidos, ruido e incluso el fenómeno visual del chapoteo contra el asfalto, los olores parecían de otoño  tan espectaculares que me los quería quedar en mi sentido del olfato por los siglos, robarlos en cajitas para las generaciones venideras, Martin con su Bultaco abría paso entre la cortina de agua tan impresionante como nos estaba regalando el cielo, Isabel y un servidor le seguíamos como peces con corriente a favor, disfrutando de cada litro que nos caía por metro cuadrado, los ruidos dentro del agua no sabría deciros como los oía lástima que no pudimos hacer fotos en ese momento la NIKON no lo habría soportado, ya en Olba (creo recordar) paramos para tomar un café y reagrupar el grupo que mas parecía venir de pescar que en una salida de motos clásicas.
Luego vendría Barracas y el abastecimiento de las monturas, y visto que el cielo se cerraba mas por la zona y montañas del Toro, la dirección de la vuelta decidió cortar y tomar las de villa Diego e ir directamente a Viver donde teníamos la comida (las decisiones las toman quien tiene facultad para hacerlas y mandarla, aunque no contaran con la mayoría que sería este caso) sobre todo por el camino recorrido ya.
Y después del buen comer y mejor beber, enfilamos la vuelta a casa, como castigo divino por haber acortado camino,  también nos ofreció el cielo con otra sesión de agua al por mayor jejeje, como me gusta ir en vespa y con el agua como compañera, el garreon fue importante, intenso, el agua cruzaba de un lado a otro la carretera como pequeños océanos, y el grupo  como goma que se estira y se encoje aparecía y desaparecía en mis espejos repletos de gotas,   Zeus, dios del cielo en la mitología griega, parecía haberse enfadado más de la cuenta hasta que se apiado de nosotros, al ver alguna de las zonas por las que nos adentramos  estos intrépidos magos de las dos ruedas, intrépidos entre cortinas de agua mas lejos de lo imaginable .
  El agua dicen que en el lenguaje de los sueños es muy significativa, simboliza la vida, los sentimientos, es decir… la vida interior de las personas..Seguramente hoy fue un día de esos anteriores a hoy donde no fuimos nosotros, o tal vez,  ¡¡si¡¡, pero si no fuimos… yo disfrute como si fuera hoy y estuviera vivo en una época en la que pude no estar.
Gracias por regalarme este día.
En casa sin novedad

Manuel M. (MAMU_56)

You have no rights to post comments