Para ver las fotos pinchar en el dibujo

Primera salida del año para ir desempolvando las vespitas, día primaveral y perfecto para rodar kilometros en vespa por las comarcas de la Plana Alta y el Alto Maestrazgo en el entorno de la Sierra de Seguras, ¿sé te ocurre un lugar mejor?, en pleno contacto con la naturaleza preciosa en la época del año que quieras visitar este entorno, donde puedes ir por grandes desniveles, profundos barrancos y numerosas  carreteras con sabor a añejo, donde se pueden visitar el Molí de l´Orde, la Mina Esperanza de La Torre d'en Besora y recorrer sus parajes, donde las viejas masías hechas de piedras unas en restauración y otras en deterioro por el paso del tiempo y otras por el abandono por parte de sus dueños dan ese toque entre romántico y melancólico al bucólico entorno de esta sierra.
En el recorrido no podía faltar, Culla mágica y medieval, la descubrí hace muchos años en un día de densa niebla donde su castillo Árabe parecía sacado de un cuento de la edad media, situado en la parte alta del pueblo, desde ese día me enamore de Culla. El obligado recorrido por sus estrechas y empinadas calles te da sensaciones que dejan posar sobre sus piedras recias miradas de tranquilidad, y la paz de los silencios que se oyen a lo largo del recorrido y te ponen las emociones a flor de piel.
Luego si quieres comer  bien no hay otro lugar como un pequeñito restaurante en la carretera  llamado La Setena, os lo recomiendo, si queréis sentir otras sensaciones, estas gastronómicas donde los sentidos esta vez entran directamente al estomago, la sopa de la casa o la carne de la novia (os la recomiendo) entre otros platos caseros son para exquisitos paladares.
Despues del buen comer y el mejor beber, visitar la Carrasca, declarada árbol monumental de la Comunidad Valenciana, la carrasca de Culla se halla en el paraje de su mismo entorno, tiene unos 20 metros de altura, 7 metros de circunferencia del tronco, 35 metros de diámetro de las ramas y un peso estimado de 75 toneladas, un monumento que nos regala la naturaleza con su infinita generosidad.
Poco mas os puedo contar de un domingo donde la madre naturaleza nos regalo un gran día, con un explendido sol y una temperatura primaveral.
Ser felices.
Manuel M.
 

 

You have no rights to post comments