Para aquellos que no sepan lo que es una dulzaina (también renombrada donçaina, xaramita, xirimita o gaita) es un instrumento musical de viento, de lengüeta doble y tubo cónico, generalmente de madera, con una serie de agujeros que se tapan con los dedos."
Pero nosotros no pretendíamos el competir contra los grandes Dolçainers de Tales, tan solo pasar un día con los amigos de Moto Club La Pallissa, encabezados por su presidente Roberto y a fe que lo pasamos increíblemente bien cuando se mezcla un buen día, buenas personas, buena comida y sobretodo ganas de estar bien.
Hoy no me voy a adentrar en los misterios de la prueba en sí, ni en el recorrido, ni tampoco en quien gano este jamón o el otro (las fotografías de este reportaje lo atestiguan), porque hoy he vuelto a sentir sensaciones ya casi olvidadas en esto de las reuniones vesperas/moteras en general, hoy quiero ir un poquito más lejos con vuestro permiso y os quisiera explicar cuando en una reunión de no mucho personal en general se aúnan la sencillez y el compañerismo sin más, el buen rollo que dirían los modernos, pero sobretodo las cosas sencillas hechas con gusto y cariño, la sencillez de las personas y el querer arropar a aquellos que sencillamente intentamos ser felices y uno más en este mundo de las dos ruedas en general.
Creo y lo he dicho en alguna que otra ocasión que son muchos los Clubs en general los que quieren competir en esto de ser el que más numero lleva de inscritos en sus salidas para que luego digan en prensa… ¡¡es el evento más grande de España!!, o de Europa!!… ser el club que más  inscritos lleva a otros eventos, y así hasta mil cosas que os contaría, siempre en detrimento del que paga, y de la confraternidad de unos y otros, que es lo realmente importante.
Luego está el club que siendo grande se va destruyendo poco a poco como un castillo de naipes por la soberbia, la ineptitud o simplemente la desidia de sus gerentes, y por su puesto de sus socios, que viéndolo, van dejando que poco a poco agonice como hoja en otoño, cada vez estoy más convencido  que si quieres disfrutar de la pasión por hacer kilómetros en Vespa tienes que ser autónomo total en esto de “ver mundo en vespa” y ser creativo a la hora de rodar.
Hoy he llegado a casa convencido que los miembros del Moto Club La Pallissa no es un club al uso, es simplemente un grupo reducido donde todos… son todos…donde todos… son también aquellos que les acompañamos en su caminar por pequeño que sea, donde te sientes como en casa de la abuela con el cariño sin medida que te dan con dosis de abrazos en mil palabras, me han hecho recordar años atrás donde  te recibían con los brazos abiertos allá donde ibas y no te pedían un Euro para darte  ese abrazo de AMIGO en mayúsculas, donde el cariño no te lo cobraban, simplemente te lo regalaban a espuertas llenas, hoy he sentido esa sensación de libertad al estar en un evento hecho de amistad.
En estas noches de reflexiones nocturnas cuando las meigas salen a la luz de la luna lunera y mis letras brotan como burbujas de caldero puesto al fuego haciendo brotar  pócimas de agradecimientos y enhorabuenas al Moto Club La Pallissa, por ser simplemente…ELLOS… lo que significa… que somos todos.

Ser felices

Manuel M. (MAMU_56)

You have no rights to post comments