Este año no he visto a algunos y les he echado de menos el no rodar a su lado, de darles el abrazo amigo de cada año, de recordar nuestros recuerdos de años pasados, de echarnos unas risas y de sentir que un año más paso, este año algunos de los top ten "como diría algún locutor musical" falto a la cita, y se noto.

Pero empecemos por el principio.

 Gijón era la cita puntual para pasar este fin de semana en una región como es la Asturiana tocada por la varita mágica de Dios, lo que más me llama la atención es ver tanta gama de verdes, mi color preferido. Color relajante y refrescante que induce a quién lo contempla sensaciones de serenidad y armonía, simbolizando también la vida, la fertilidad y la buena salud. ...  verdes secos, relajantes y armoniosos, verdes amarillentos, verde-azul que dominan en la costa como reflejo del mar... la mar, el verde oro que esta incrustado en las lomas de cualquier falda de montaña como el beso impregnado del amante amigo. Como curiosidad os diré que en los teatros ingleses los camerinos de los actores son siempre de color verde.

Este es el entorno natural donde todo el fin de semana nos hemos introducido Isabel y yo, junto a la increíble belleza natural está la de su litoral, estuvimos en El Cabo Peñas, el más meridional del Principado que ejerce de línea divisoria entre la costa oriental y occidental de Asturias, cuenta con espectaculares acantilados que superan los cien metros de altura y con un emblemático faro, construido a mediados del siglo XIX, pero lo que más me llamo la atención fue su aire, tenía algo especial… era como un gran deseo que nunca termina de cumplirse pero siempre está presente, que lo sientes y lo deseas, que te acaricia con fuerza y escapa cuando lo tienes. No quiero que ese viento se me escape ni un solo momento, aunque todo se acabará un día, como la noche o como el día, como tu amor o como mi vida.

 

 

Pero a mi particularmente me gusto la Playa del silencio todo lo que la rodea y la misma, playa también conocida como El Gavieru en el concejo de Cudillero, playa paradisíaca a la que todavía no ha llegado la masificación, o la destrucción como diría yo, belleza donde las haya y donde su principal encanto es el entorno de tanta naturaleza sin dueño, sin amo a quien rendir cuentas para donde crecer y cómo hacerlo, donde el sonido del mar se arropa a suspiro de amor en la vegetación que como balcones al viento asoman a la arena desde las alturas de acantilados esculpidos en historias con dragones que salían del mar...la mar, para llevarse doncellas vírgenes allende los mares para el dios de las profundidades, la magia del silencio del mar, lugar donde el rugir del Cantábrico se convierte en arrullo como si fuera para niño chico.

¡¡Y la Vespaniada¡¡

Este año la Vespaniada no ha tenido ese color que definía este grupo, en realidad hace algún año que ese "espíritu" Vespania ha ido decayendo hasta llegar a lo que he sentido y visto este año en Gijón,  ha sido una concentración mas de las miles que se hacen en el suelo patrio, creo que el máximo valedor de este invento se tendrá que replantear las próximas, poner unas normas y unos puntos donde todo aquel club que quiera hacer un evento como este tendrá que cernirse a lo escrito, porque la palabra V E S P A N I A D A, APENAS HA EXISTIDO.

Y lo digo con el máximo de los respetos a todas las personas que han trabajado en cada una de las nueve Vespaniadas, y sobre todo a la organización de este año que no se le puede poner  ni un solo pero, por su exquisito trato hacia nosotros, su organización de DIEZ, su buen hacer, porque creo que como organización rallo la perfección, como organización podría ser la mejor de todas, lo digo como lo siento,  pero la Vespaniada se creó con un sentimiento que solo los que tantos años vamos a ella sentimos porque es mucho más que una simple concentración y en estas últimas el sentimiento desapareció por arte de  de birlí y birloque.

Y estoy más convencido que nunca porque me paso una “anécdota” por decirlo de alguna manera un tanto curiosa que me confirmo porque opino de esta manera y os la voy a contar.

Estaba el viernes viendo y haciendo alguna foto de las vespas expuestas en el lugar de la cena y comentando con un chavalín (no tendría más de 20 años) los pormenores de la Vespaniada y le pregunto qué nombre tenía en el foro, y su pregunta respuesta fue ¿Qué foro?, le dije en el de Vespania, y su respuesta..-¡¡no sabía que esto se hacía por un foro¡¡  vamos que no tenía ni idea el chavalín que existía el foro Vespania.

Por el contrario en mi novena Vespaniada he conocido a Celso T5, no nos conocíamos en persona y me alegre de ver la cara a otro amigo, para esto se hizo la Vespaniada, esto era el objetivo cuando por primera vez se recorrieron las calles del viejo y hermoso Toledo.

No quisiera que estas letras encontradas por cualquier rincón de esta pobre cabeza sean ofensivas para nadie, ni sean críticas,  y por supuesto no sean mal pensadas por nadie, tan solo es mi opinión.

Y termino como no se terminó…

la 9º Vespaniada ha muerto…¡¡viva la 10¡¡… que será en ………¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿

Ser felices.

En casa sin novedad

Manuel M.   (MAMU_56)

 

You have no rights to post comments