lugar a donde se hacía (Gerona, Girona), y más cuando ya por Tarragona veía ingente cantidad de banderas esteladas puestas en fachadas, yo como todos vosotros sabéis siempre llevo orgulloso mi bandera española, amen de en mi corazon, tambien en la cazadora y mi vespa, y no sabía cómo sentaría al personal (sobretodo el joven) del evento este hecho.
 
Mis primeras dudas se disiparon de un plumazo cuando Joan, un organizador del evento, joven, muy joven,  vino a buscarnos al hotel con su exquisito trato hacia nosotros durante todo el Rally, al igual que todo el personal que nos reunimos, para enseñar a quien corresponda que,..Siempre que haya respeto, educación y no mezclar churras con merinas seremos felices con nuestra afición,  LA VESPA, lo otro… lo dejaremos para quien corresponda (por decirlo de alguna manera).
 
Dicho esto, que para mí era muy importante contaros, el sábado nos reunimos en la Plaza Sant Feliu de Girona (barri vell), uno de los más evocadores de Cataluña, contando con elementos monumentales únicos en Europa, precioso barrio y que se parece muchísimo al de Toledo, lo recorrimos para hacer unas fotos por sus estrechas y empinadas  calles.
El RALLY con mayúsculas me encanto, sencillo, no falto detalle para que saliera perfecto, un lugar donde me traía recuerdos de juventud, y donde la salida corta pero preciosa y verde, muy verde  por carreteras donde la vespa se desenvuelven con la habilidad y destreza como si tuviera vida propia por estos parajes hasta llegar a la comida en el Restaurant El Racó d'en Pep a Sant Gregori, lugar privilegiado por su entorno y donde más me llamó la atención fue las plantaciones de colza por su color amarillo/verdoso que con el contraste del verde de las plantaciones de trigo y cebada parecía oro plantado a lo lejos.
 
La comida perfecta, la compañía mejor imposible y el entorno rural paradisiaco con sus paisajes  y sus olores de campo. Ya de vuelta  nos reunimos en la terraza del Bellini de Girona para una cervecita y la organización dar los premios. Aquí si quiero hacer un punto y aparte, porque para mí es el único “pero” que tuvo la organización y que tienen todas las organizaciones de estos eventos, y os explico y que no se lo tome como critica a la organización,  y si una ayuda para próximos  rallyes. Los premios de estos eventos yo creo que tendrían que ser a votación popular ¡¡todos¡¡ , porque para cada persona que tenga una moto, sea la marca que sea es la mas bonita del mundo mundial, o dejar claro las bases para esos premios, como por ejemplo al más lejano es una cosa, y otra es al más lejano rodando con vespa o Lambretta, es otra diferente, se comprende que es al que ha venido rodando tiene su merito y es lo lógico.
 
Después de la cervecita de rigor, y unas charlas con los amigos, Isabel y un servidor, nos fuimos a Sant Climent Sescebes, lugar donde hacía 38 años no visitaba y que los recuerdos de una mili pasada salieron en segundos a mi mente, y mi piel que se erizo al ver ese lugar de mil sensaciones, y al pisar aquella explanada donde tantas veces y tantos pasos se perdieron hace tantos años, pero fue bonito y me gusto ver aquellas montañas donde cuando abrían sus puertas  al viento de tramuntana,  viento frío y turbulento que tantas veces nos visito. Él domingo fue la vuelta a casa, no sin antes pasar  por Montserrat, no pudimos subir al monasterio por la gran cantidad de personal, pero si apreciar la inmensa montaña, el entorno, ¡¡volveremos¡¡.
 
No quisiera despedirme sin antes dar las gracias a toda la organización del evento por su cariño y respeto hacia nosotros, y despedirme, también,  de todos los que no me despedí, el año que viene… más, si Dios lo quiere.
 
Ser felices
 
En casa sin novedad
 
Manuel M. (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.

Formulario de acceso