Ver fotos pinchando la vespa

Reparar, pintar, restaurar o hacer un trabajo en mis vespa para mi supone unas satisfacciones que me resultan difícil el explicarlas, contra mas vieja y deteriorada esta, me supone un reto de mayor calibre a nivel personal, el tener en mis manos una vespa que durante años ha estado sin funcionar, olvidada, y ves como día a día sus curvas van tomando vida, como su motor empieza a moverse poquito a poco, brillar su pintura como en sus mejores días, y toda la mecánica se ira transformando como la imagen de un puzzle, hasta formar el conjunto que nos dará una vespa, un sentimiento, luego el momento de salir con ella los primeros metros después de todo el tiempo y trabajo son de nerviosismo y de incertidumbre por saber si realmente valió la pena tanta ilusión puesta en una maquina para darle vida de nuevo, y os aseguro a todo el que me lea, que disfruto de estos momentos como si fueran los últimos de mi vida, siento sus ruidos, su mimbreo, su rodar y con eso, solo con eso, soy feliz..

 

Manuel M.

You have no rights to post comments