el amigo Gregorio, Juan “el presi” y Manuel “encargado de lo culinario” seguro que revisando todo al milímetro, José “Derbi” con un mono de caza daba la nota  de color encima  de su metralla, me acuerdo también del frutero y su contraria que se quedaron en casa por que las frutas no se venden solas, y España tenemos que levantarla entre todos, (eso dicen) nombrar a todos seria larguísimo  pero seguro que cada uno tenia ganas de darle a la llave de contacto de sus motos, ver las luces de sus cuadros encendidas y el ronroneo suave y felino en ocasiones  de sus monturas, algunas de ellas antes de los 50, echamos en falta a mas de uno como Juan Pallares el decano de mil y una moto siempre dispuesto hacer kilómetros con sus preciosas antigüedades y  Guillermo Quintana dejo en casa su preciosa ossa y saco la “reluciente “ vespa, los que saben, saben como hacer kilómetros sin problemas.
Yo desde Moró, les esperaba con el chocolate que Isabel se encargo de hacer  con el esmero, cariño y la ilusión que ella hace las cosas, serian sobre las 9´30 horas cuando los primeros comenzaban a llegar, los amigos del Moto club la Pallisa serian los pioneros en llegar Vicente Badenes, Vicente Aguilella y  Roberto Brañas un poquito mas tarde por que tuvo que cambiar de montura, después todos los 40 miembros del club desde la farola, mi calle parecía un día de gran premio en Cheste, mirara por donde mirara la pequeña calle estaba repleta de motos, motitos y motazos, en un tris-tras  las mesas estaban montadas en la plaza escultor Ripolles , dedicada a un personaje conocidísimo en Castellón y en el mundo del arte con un estilo muy personal, la autonomía de formas, la complicidad de los colores y una fuerte inspiración en la naturaleza son sus fuertes de este emblemático personaje.
Pero nuestro fuerte era en estos momentos el chocolate calentito y la coca que manolo el encargado de la logística y capitán general de los buenos bocatas estaba repartiendo con la ayuda de algunos compañeros, e Isabelita, siempre dispuesta a echar esa mano amiga.
Los demás se relamían como gatos panza arriba, otros repetían vasito de chocolate, y algunos buscaban los rallos de sol como oro en paño.
Una vez terminado el almuerzo-desayuno y limpio el lugar nos dispusimos a hacer la foto de grupo y seguidamente… ¡¡¡preparados¡¡… ¡¡listos¡¡ yaaaaaaa,  el amigo Gregorio salio como una exhalación liderando el grupo camino a l'Alcora, Costur, Les Useres, Atzeneta del Maestrat , Torre d'en Besora y en la ermita de  San Pau que se sitúa en el término municipal de Albocácer, una edificación construida entre los siglos XVI y XVII, preciosa y  con patio central porticado donde las motos lucían su mejores galas hicimos un receso en el camino para el cigarrito de rigor, las fotos, la charla de lo andado, y el descanso que siempre viene bien al cuerpo y la mente cuando estamos hablando de carretera y kilómetros.
Una vez en marcha con un sol de justicia, sin el frío que en estas fechas se debe suponer pero que brillaba por su ausencia y con la serpenteante línea que las motos dibujaban en el asfalto dejamos atrás Torre d'En Besora en la comarca del Alto Maestrazgo y entre las sierras de en Segures y la Esparraguera. hay un valle amplio que se llama "el corredor de Catí" que nos hace llegar hasta el mismísimo centro de Cati, el cual dejamos camino a la ermita mare de deu de l'avellà, cojemos la CV-1270 que nos conducirá al ermitorio tras un recorrido de 6 kms en cuyo tramo final hay que atravesar un túnel de 312 mts excavado en la montaña, este paraje es famoso por sus aguas sulfurosas, pero, desde el punto de vista arquitectónico, también resalta por el conjunto de construcciones, en torno a la plaza de la fuente, de las que destaca la ermita, que contiene unas hermosas pinturas al fresco.
Los orígenes de l'Avellà datan de hace casi cinco siglos, aproximadamente alrededor del año 1550.
 La leyenda lo cuenta así:
"Por el camino que baja del Prigonet  caminaba una vieja leprosa acompañada de la mano de un niño. Iba a Salvassòria a implorar a Santa Lucía, abogada contra los males de la vista. Al pasar cerca de la fuente escuchó una suave voz de la Virgen invitándola a lavarse los ojos en la fuente. Entonces se produjo el milagro. La anciana  recuperó la vista y la salud. Fue corriendo al pueblo para contar el milagroso suceso. El pueblo decidió construir en este lugar una capilla para  honrar a la Virgen..."
Este seria el lugar de la comida (por decir de alguna manera) por que la realidad es que fue una comida genialmente servida y disfrutada por todos nosotros, creo que con demasiada comida, pero con mucho compañerismo y alegría de que todo estaba saliendo perfecto, al terminar los postres, (algunos repetimos), Isabel y yo nos despedimos del grupo pues nuestra intención era ver jugar a mi hijo su partido de liga en Vila Real, pero estando a escasos kilómetros de haber llegado, el plástico (Vespa gts) dijo basta, y nos dejo mas tirados que una cucaracha sin agujero que meterse, no por esto se fastidio el día, pues los que hacemos kilómetros en estos cacharros estamos acostumbrados a sentarnos a la orilla de la carretera y esperar un milagro en forma de grúa, esta vez fue el amigo aguilella  que hacia las veces de coche escoba quien nos salvo del entuerto y nos llevo a casita a escasos 10 kilómetros, pero el inyector de la gts dijo basta, no hay mal que por bien no pase…o eso dicen.
Un día perfecto que esta rotura de moto pueda empañar.
Para la próxima la Madrileña esta preparada y lista siempre para hacer kilómetros.
Hasta la próxima salida.
En casa sin novedad
Ser felices.
Manuel M.  (MAMU_56)

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.