Creada sobre la base de una Vespa Primavera, la Vespa Elettrica cuenta con una Unidad de Potencia capaz de entregar una potencia continua de 2 kW y una potencia pico de 4 kW, su par es 200 Nm y funciona en absoluto silencio y con un nivel de emisiones cero. 

Las baterías son de iones de litio y disponen de un sistema KERS (Kinetic Energy Recovery System) que las recarga al decelerar. El consumo energético es bajísimo y la autonomía máxima alcanza los 100 km. La carga total de las baterías -basta con enchufarlas a una toma de corriente normal o a una estación de carga pública-, tarda 4 horas para llegar al 100% de la carga.

Como todo vehículo eléctrico apenas necesita mantenimiento y presenta una gran durabilidad y fiabilidad, proporcionando una eficiencia de hasta 1000 ciclos de carga completos; después de ellos, la batería seguirá teniendo el 80% de su capacidad.

Dispone de acelerador electrónico tipo Ride by Wire y posee dos modos de conducción: ECO y Power, además del modo Reverse para facilitar el manejo de Vespa Elettrica durante las maniobras.

La familia eléctrica de Vespa contará con un segundo modelo denominado X, que equipa un pequeño generador -alimentado por un deposito de 3l. de combustible-  que se activa automáticamente cuando la carga de las baterías -más pequeñas para dar cabida al generador-, cae por debajo de un nivel concreto o, también, si escogemos el modo de uso llamado Extender solo disponible en la versión X.

Se anuncia una autonomía algo mejor, ya que mientras que son sólo las baterías pueden recorrer 50 km, con la ayuda del generador se puede alcanzar hasta unos 150 km más.

Las Vespas ecológicas estarán fabricadas íntegramente en Pontedera. Son una realidad, nada de prototipo, de hecho, el Grupo Piaggio tiene prevista su distribución a nivel mundial en 2018 y se podrá realizar su pedido vía online a partir de la próxima primavera.

Galería de imágenes

    

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente.- Jordi Hernández Farguell,  motos.net

You have no rights to post comments