Un diseño inspirado en los orígenes de Vespa

La nueva Vespa Sei Giorni es un reclamo directo al más puro clasicismo Vespa, con el grupo óptico en una posición baja sobre el guardabarros delantero, un auténtico manillar idéntico al de la Vespa Sei Giorni original y una instrumentación circular con taquímetro analógico sobre fondo blanco. La cúpula delantera transparente, por su lado, es otro distintito del frontal de la nueva Vespa.

Cómo no, el portanúmeros en negro, scado directamente de la mítica Squadra Corse de los años cincuenta le da un espíritu altamente deportivo, así como los detalles en negro de las llantas o el silenciador del escape y los acabados en todo de las llantas y el muelle del amortiguador delantero.

Otro elemento que marca su diseño de carreras lo encontramos en el asiento de aspecto monoplaza, aunque en realidad la moto esté homologada para llevar pasajero, con un doble adorno en el revestimiento. La denominación “Special Edition” la encontramos junto al número de la unidad de esta serie limitada en la tapa de la guantera.

Clásica pero totalmente actual

La GTS, aunque se vista de Sei Giorni, sigue siendo toda una GTS, y en ella destacan una serie de elementos que cabe destacar. Cuenta de serie con un puerto USB en la guantera donde poder cargar nuestro móvil, con luces LED en los intermitentes que hacen de luz de posición diurna y, por supuesto, con frenada ABS.

Además de otros accesorios no podemos olvidar que entre los elementos extras se encuentra la Plataforma Multimedia Vespa que permite comunicar nuestro Smartphone con la Vespa para obtener un auténtico y sofisticado ordenador de a bordo multifunción con con capacidad para visualizar simultáneamente información como el taquímetro, cuentarrevoluciones, potencia y par del motor entregada de manera instantánea, aceleración, consumo de carburante instantáneo y medio, velocidad media y voltaje de la batería, información de viaje y mucho más.

 

 

 

Historia de la Vespa Sei Giorni

El 1951 el departamento de competición de Piaggio asombró al mundo al triunfar con este vehículo frente a auténticas motos offroad en una de las carreras más duras y prestigiosas del momento. Fue tras la guerra cuando las carreras de regularidad vivieron su momento más álgido y Vespa no se lo quería perder. Estas carreras de cientos de kilómetros resultaban un extraordinario banco de pruebas tanto para las mecánicas como para los pilotos.

 

Los Sei Giorni Internazionale era la competición más prestigiosa y llegaban en Varese a su vigésimo sexta edición. Las Vespas fueron recibidas con cierto escepticismo, sus posibilidades frente a motos diseñadas para competición eran limitadas. Pero Vespa desarrolló su modelos sólo para esa carrera basándose en su versión Sport y consiguió nueve medallas de oro individuales. Fue todo un éxito sobre rutas todoterreno y una prueba de velocidad pura en Monza. Piaggio fue además galardonada por ser el único equipo italiano en ganar la prueba.

La Vespa Sei Giorni de entonces era estéticamente muy similar al modelo de serie. Se distinguía en su depósito de combustible aumentado, un escudo más envolvente y una tapa lateral derecha más grande para poder albergar el carburador sobre el cilindro. La Vespa Sei Giorni se convirtió en tal leyenda que se produjo una edición limitada de unas 300 unidades destinadas a las carreras de regularidad. Se volvieron en todo un artículo de coleccionista y una de las Vespa de más alto valor de adquisición.

texto:

Moto1Pro

fotos:

Vespa

You have no rights to post comments