Para ver las fotos pinchar en el centro

VUELTA A LA PROVINCIA DE CASTELLON - 23 DE JULIO DE 2011

La mañana estaba fresca y el cielo de un gris plomizo que parecía acompañar  sentimientos de otros momentos, ...son solo letras, extraño instrumento arbitrario que todos utilizamos para expresarnos….., y mientras….


La salida era como siempre desde la Plaza de la Independencia (conocida popularmente como La Farola) monumento emblemático en la capital de la Plana y en el actual lugar de la Plaza  donde antiguamente se encontraba una puerta de acceso a la ciudad junto al Parque Ribalta.
Eran las 7´50 cuando llegue, ya estaba todo preparado y listo para la salida, solo faltaban los retrasados de última hora, el amigo Gregorio y presidente del club, daba los últimos consejos e intentaba controlar todo con su hoja de inscritos y el bolí a modo de recordatorio a todo aquel  que se acercaba a el. A  las 8´10 se dio la salida, todos en fila india como un ejército de  hormigas de mil colores   paseando por las calles de la capital, camino a Ribesalbes, Onda, Tales, población a orillas del río Sonella en el valle que forman las últimas estribaciones del Parque natural de la Sierra de Espadán, donde tantas sensaciones y olores he sentido en mi deambular por él, pasamos por Alcudia, Castellnovo  y  Segorbe capital de la comarca del Alto Palancia, ciudad que os recomiendo conocer,  conserva un importante patrimonio arquitectónico concentrado en su casco antiguo, que ha sido declarado bien de interés cultural y donde almorzamos frente a la fuente de los 50 caños, en la que destaca por tener un caño con el escudo de cada provincia española.

El almuerzo con este Club es siempre especial, siempre lo recalco, y siempre lo disfruto al máximo, solo es un bocadillo (bueno en esta ocasión me  comí medio mas), una coca cola, unas papas fritas y unas aceitunas, pero si eso lo mezclas todo con el entorno verdaderamente increíble del rio Palancia, con la tranquilidad del momento y el ruido del agua saliendo de cada caño de las 50 fuentes, compañerismo, respeto, buen rollo como dirían los jóvenes hoy, pero sobretodo, con amistad de amigos y una misma afición…la moto en general, si se pudiera cocer y remover todo en una cazuela como “meigas” del pasado, se convertiría  como un caldo sencillo, delicioso y mágico.
Al ponernos nuevamente en marcha empezó a caer una ligera lluvia por lo que decidimos ponernos los chubasqueros para encarar el segundo tramo de este recorrido, estamos en el Alto Mijares, de paisaje agreste y poblado de extensas pinedas presenta alturas considerables mientras dejamos a tras Montan, Montanejos y poco a poco nos vamos  adentrando en  la comarca de la Plana Baja, Onda se convierte en estos momentos en la puerta que cierra detras de nosotros la Sierra de Espadán, preciosa con sus olores de montaña regada por ríos que nacen desde el corazón del silencio en sus cumbres, la dejo hoy, pero volveré a ver sus matices de verdes que me enamoran el alma, quizás por eso todos tenemos nuestras preferencias particulares, y la mía es esta provincia, estos pueblos entre embrujos de tiempos pasados vamos dejando a la derecha e izquierda, Ribesalves, Alcora, Costur, Useres, Adzaneta, Torrembessora, y La Carrasca de Culla(árbol monumental) en la masía Clapés, donde he leído que bajo su extendido ramaje se pueden cobijar unas mil personas. ¡Asombroso!. Doy fe de la majestuosidad de la Carrasca. Comemos en el restaurante que lleva su nombre, situada en plena Sierra de Seguras con sus grandes desniveles, profundos barrancos y numerosas cuevas que se divisan desde la carretera como ventanas invitándote a entrar al corazón de estas montañas milenarias, encéntrales  y ricas en historia y mil batallas al tiempo.

Que os puedo decir de la comida, de la repostería, de la bebida, que nos sirvieron estando en un ambiente donde la máxima es la amistad en moto,  el sentir emociones iguales y respirar a la vez mil veces distintas sensaciones queriendo ser las mismas. Que os quiero hacer ver que no hayáis sentidos vosotros alguna vez a lomos de vuestras motos….que os quiero hacer sentir que en alguna ocasión no hayáis sentido al respirar el olor de tierra mojada al salir de cualquier curva detrás de unos pinos…..  Que os quiero enseñar que vosotros no hayáis sentido el volar al bajar un puerto de montaña y ver en lo hondo de mil curvas  un pueblecito de pequeñas casas rodeando un campanario como sacado de un cuento de hadas….que os quiero hacer ver que vosotros no hayáis sentido con los mil ruidos diferentes del viento golpeando vuestro casco….. Solo desearía que vivierais mis sensaciones del volar bajito en vespa.
Terminamos del buen yantar sobre las  16´30 horas,  el regreso a Castellón para algunos pasando por Torreembessora, San Pau, Vall D'alba, La Pobla, otros no teníamos ganas de llegar a casa, necesitábamos algunos kilómetros más para poner ideas en orden…pero eso es otra cosa………..seguro que os la contare en algún otro momento…porque la noche fue de sentimientos al viento, de quereres no olvidados, de mil besos sin soñar…..por que compartir la vida es mas…………………….

Ser felices

En casa sin novedad


 

 

 

Manuel M.  (MAMU_56)

 

 

 

 

 

No tienes derecho a publicar comentarios. Debe estar registrado.